Crónica de un futuro anunciado: ¿Qué está pasando en Haití?

La situación de caos e inestabilidad política se ha tornado un escenario común para la población haitiana. El pasado 7 de febrero las protestas se desataron en Puerto Príncipe, la capital del país, debido a la decisión del actual presidente Jovenel Moïse de permanecer en su cargo. El mismo insiste en que su mandato finaliza el año que viene, mientras que la oposición rechaza esta postura y exige que abandone su puesto, lo cual debió haber sucedido este domingo. Entre el caos y la confusión en las calles haitianas, aproximadamente más de veinte personas fueron detenidas por atentar contra la vida del Presidente en un intento fallido de golpe de Estado, entre ellas el magistrado Ivickel Dabrésil de la Corte de Casación (la máxima instancia judicial del país) y la inspectora general de la Policía Marie Louise Gauthier. La disputa existente versa sobre cuánto tiempo le queda en el poder al actual mandatario, partiendo de la interpretación de la Constitución que Moïse alega y las diferencias que la oposición encuentra en su argumento. ¿Es este un nuevo capítulo en la crítica y debilitada trayectoria política de Haití? 

El conflicto que hoy en día atraviesa a la población haitiana tiene sus orígenes años atrás. Para poder comprender la situación actual es necesario remontarse a dos acontecimientos anteriores: el devastador huracán Matthew en el año 2016, sumado al terremoto del 2010, y las complejas elecciones en el año 2015.

En primer lugar, el país nunca logró componerse del asolador huracán que dejó más de 350.000 muertos y 300.000 heridos (BBC, 2020). Esto trajo consigo nuevos problemas, y ahondó muchos de los que ya existían: el hambre, el analfabetismo, la desocupación y la pobreza, sumado a la precarización del empleo, los bajos salarios y el aumento de los precios. Los sucesivos gobiernos no lograron cubrir las necesidades básicas de la población luego de la catástrofe ni otorgar una respuesta efectiva a los problemas que el mismo acarreó. 

En segundo lugar, la situación política del país puede enmarcarse en un escenario de polémicas elecciones a lo largo de los años, sucedidas por intervenciones militares y extranjeras, levantamientos armados y movilizaciones. Llegado el año 2015, la situación interna no era diferente a lo ya conocido: las elecciones programadas para ese año fueron anuladas por fraude. El entonces presidente Michel Martelly dejó el gobierno en febrero del año siguiente sin un sucesor electo, y el senador Jocelerme Privert asumió interinamente hasta la asunción de un nuevo presidente. 

Hacia noviembre del 2016 se realizaron nuevas elecciones presidenciales y legislativas con una baja participación política. Jovenel Moïse fue el sucesor elegido por Martelly, y resultó ganador en primera vuelta de unas elecciones controvertidas, que fueron posteriormente denunciadas por la oposición por fraude. 

Moïse, que asumió el cargo el 7 de febrero del 2017, llevó a cabo diversas medidas que despertaron el descontento de la población. La brecha entre la clase obrera y la clase empresarial haitiana se profundizó aún más, y junto con la exigencia de dimisión del presidente, protagonizó las movilizaciones que comenzaron a realizarse en su contra, prevalecientes en el año 2019. Hacia enero de 2020 Moïse disolvió el Parlamento, y desde entonces gobierna por decreto. 

La oposición nunca estuvo completamente de acuerdo con el triunfo de Jovenel en 2017, y las diferencias con su gobierno permanecieron. La disputa que desató las protestas actuales se basa en que el Consejo Superior del Poder Judicial (CSPJ) de Haití estableció que el mandato del presidente vencía este 7 de febrero, no el año próximo como afirmaba el gobernante. El argumento de la oposición se sustenta en el artículo 134.2 de la Constitución, que prevé un “acortamiento” del mandato presidencial si es que existe algún retraso en el recuento de los votos al momento de las elecciones. Esto coincide con lo ocurrido en los comicios del 2015, suspendidos y retomados en el año 2016 donde Moïse sale ganador. El mandatario argumenta que, al asumir en 2017, sus cinco años de gobierno terminan el 7 de febrero del 2022. 

Basadas en estas disidencias, las manifestaciones se adueñaron de la capital, convirtiéndola en un centro de violencia y persecución política. Entre los manifestantes se encuentran distintas organizaciones de Derechos Humanos, el Colegio de Abogados, la Iglesia católica y otros líderes religiosos. 

El pasado lunes, diversos partidos y organizaciones de la oposición nombraron al juez Joseph Mécène Jean Louis como “presidente de transición”, teniendo en cuenta que, según ellos, el período presidencial de Jovenel ya finalizó. Sin embargo, el ministro de Justicia Rockefeller Vincent anunció el mismo día que el Gobierno ejecutará una orden de detención para Jean Louis, al mismo tiempo que el ejército ratificó su apoyo a Moise y reforzó el número de soldados en la frontera con República Dominicana. 

Partiendo de esto, desde la administración se notificó la idea de aprobar una nueva Constitución basándose en un referéndum programado para el mes de abril, donde uno de los elementos más importantes que Moïse busca modificar es la posibilidad de reelección presidencial, acto que fue prohibido desde el fin del período dictatorial de los Duvalier. 

Con respecto a este objetivo, Moïse parece contar con el apoyo del presidente Joe Biden y de la Organización de Estados Americanos (OEA) cuando el pasado viernes Ned Price, portavoz del Departamento de Estado estadounidense, afirmó que un nuevo presidente electo debía suceder a Jovenel cuando terminara su mandato el 7 de febrero de 2022. A esta noticia se le sumó la reacción de una gran parte de grupos de Derechos Humanos que acusaron al gobierno de Estados Unidos y a la misión de Naciones Unidas en Haití de apoyar técnica y logísticamente al accionar inconstitucional de Moïse, expresando un gran descontento y exigiendo que la administración norteamericana permanezca al margen de la situación haitiana (Al Jazeera, 2021). 

Hoy, además de la crisis política e institucional a la que se somete el país, Haití se enfrenta a nuevos (y viejos) desafíos. En primer lugar, la situación económica va en declive considerando que el PBI del país posee un crecimiento negativo, siendo de $8.408 millones en el año 2019. A su vez, según Transparency International la tasa de desempleo alcanzó el 70% finalizando el 2019 donde sólo un 10% de la población posee un empleo legal.  Hacia el 2020, la economía haitiana demuestra números preocupantes con respecto a su dependencia de la ayuda internacional, donde su presupuesto se financia aproximadamente en un 60% de la misma, según la Oficina de Información Diplomática del Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación de España. Estos datos, sumado al incremento de la corrupción en el sector público, sitúan a Haití como el país más pobre del continente americano. 

En segundo lugar, la situación del COVID-19 afecta gravemente al país, pese a no poseer una cantidad elevada de positivos. Actualmente los casos confirmados son más de 11.000 según Médicos Sin Fronteras, un número bajo teniendo en cuenta la cantidad de habitantes, pero la fragilidad que posee el sistema de salud otorga gran incertidumbre sobre el manejo de la situación. 

A la débil estructura sanitaria se le suma el problema de la inseguridad. La proliferación de las pandillas y sus respectivos secuestros ahondaron el clima de fluctuación sociopolítica y económica. Muchos habitantes denuncian que estos grupos contaron con el apoyo de Moïse en muchas ocasiones, hecho que les otorga total impunidad 

Desde 1986, Haití posee una interminable trayectoria de inestabilidad económica, política y social. Diversos gobiernos militares, presidentes interinos y consejos de transición han sucedido al frente del país. Podría decirse que la ambición por permanecer en el poder es moneda corriente para Haití, ya que mientras Moise busca aumentar sus chances de sustentar su mandato un año más, la oposición crece y la estabilidad del país pende de un hilo. En este sentido, ¿podrá la cúpula estatal evitar un nuevo colapso político? ¿Será posible alguna forma de articulación entre las distintas facciones dentro del país, capaces de consensuar una salida democrática para Haití? 

BIBLIOGRAFÍA

Agencia EFE (2021). Oposición haitiana nombra “presidente” a un juez de la Corte de Casación. Hoy Digital. Disponible en https://hoy.com.do/oposicion-haitiana-nombra-presidente-a-un-juez-de-la-corte-de-casacion Recuperado el 8/02/2021

Al Jazeera (2021). US urges polls in Haiti but says president can stay until 2022. AlJazeera Disponible en https://www.aljazeera.com/news/2021/2/6/us-urges-elections-in-haiti-but-relents-on-presidents-term Recuperado el 8/02/2021

BBC Mundo. (2016). Suspenden las elecciones presidenciales en Haití por escalada de violencia. BBC NEWS. Disponible en  https://www.bbc.com/mundo/noticias/2016/01/160122_haiti_elecciones_canceladas_dgm Recuperado el 8/02/2021

BBC Mundo. (2021). Haití: la “peligrosa inestabilidad” del único país de América que ha tenido más de 20 gobiernos en 35 años. BBC NEWS. Disponible en https://www.bbc.com/mundo/noticias-america-latina-55943104 Recuperado el 8/02/2021

Haití Libre. (2016). The elections of October 9 postponed. HaitiLibre. Disponible en https://www.haitilibre.com/en/news-18834-haiti-flash-the-elections-of-october-9-postponed.html Recuperado el 8/02/2021

La Razón. (2021). El presidente de Haití denuncia un intento de golpe de Estado y se mantiene en el poder. LaRazón. Disponible en https://www.larazon.es/internacional/20210208/pqsqfkoravhevlplws3zw4wjja.html Recuperado el 8/02/2021

The New York Times. (2021). Haití se prepara para disturbios mientras un presidente desafiante se niega a dimitir.  NYT en español. Disponible en https://www.nytimes.com/es/2021/02/08/espanol/haiti-protestas-Jovenel-Moise.html Recuperado el 9/02/2021

REUTERS. (2016). Tensions mount as Haiti waits on re-run election results. Reuters. Disponible en https://www.reuters.com/article/us-haiti-election-idUSKBN13F0AM Recuperado el 8/02/2021

Escrito por

Analista política. Estudiante avanzada de la Licenciatura en Gobierno y Relaciones Internacionales (UADE)

Un comentario sobre “Crónica de un futuro anunciado: ¿Qué está pasando en Haití?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .