A mitad de camino

Nota en conjunto con Victoria Sosa

Tras una sesión de aproximadamente 22 horas se obtuvo en la Cámara de Diputados la media sanción para el proyecto de legalización y despenalización del aborto en Argentina. La jornada comenzó el jueves a las 11 del mediodía y duró hasta las 7:23 am. del viernes, que culminó con 131 votos a favor, 117 en contra y 6 abstenciones. Los discursos fueron extensos y diversos, sin embargo fue posible identificar dos líneas de argumentación claras. 

En un principio, se estimaba que la sanción de la ley de interrupción voluntaria del embarazo se votaría alrededor de las 2 de la mañana y posteriormente se trataría el Plan de 1000 días. Sin embargo, a medida que pasaban las horas la jornada legislativa se extendía al calor de los discursos y la resistencia en las calles. 

Dentro del recinto estaban, por un lado, quienes se posicionaron en contra de la legalización y despenalización del Derecho al aborto legal, seguro y gratuito. Sus discursos se desarrollaron entorno a defender la “vida” desde el momento de la concepción, el rechazo explícito del proyecto, como por ejemplo José Manuel Cano -Salta, UCR- que dijo que “La letra de la ESI es letra muerta porque Tucumán no está adherida. El aborto no puede solucionar la ausencia del Estado. Estamos buscando atajos. No es cierto que este proyecto garantizará la asistencia al aborto.” También hubieron referencias bíblicas, cuestionamientos en relación con la urgencia de tratar la problemática y, hasta se propuso la posibilidad de convocar a consultas populares.

Lucila Lehmann -Coalición Cívica, Santa Fe- dijo en su discurso que “Quería plantear una moción de orden para solicitar que se plantee un proyecto de interrupción voluntaria del embarazo para después del 6 de enero del 2021. El motivo es obvio. Como diputada represento a una gran cantidad de ciudadanos y muchos de ellos son católicos. Este es un momento del año vinculado con la concepción y con la vida. Es por eso que la decisión de tratar esta decisión en estos tiempos es una ofensa para el culto católico”.

“Esa marea de la que hablan es un simple charquito” afirmó Dina Rezinovsky -PRO, CABA-. Alicia Terada, por su parte-Coalición Cívica, Chaco- habló del rol del hombre respecto del derecho y la autonomía de las personas gestantes para decidir sobre sus propios cuerpos “No se consideran los derechos del hombre […] no se le da ningún tipo de intervención en la decisión de ese niño por nacer que le pertenece de cierto modo por darle lugar a su origen (…) El aborto consideramos que no es legal, porque es inconstitucional (…) no es seguro, porque siempre se elimina una vida (…) no es gratuito, porque lo paga el Estado, la provincia o las obras sociales. Lo terminamos pagando todo”  y cierra con un “Ojalá que no sea ley”.

Jorge Enriquez -PRO, CABA- se opuso y su argumento fue que la única riqueza de las mujeres pobres para él es, básicamente, tener hijos: “Vayan a las villas, no cacareen tanto y vean cuál es la riqueza para esa mujer que tiene un hijo, esa es su verdadera riqueza porque no tiene la cloaca, no tiene agua, no tiene la posibilidad de acceder a una vida digna”. 

Por otro lado, estuvieron quienes votaron a favor, cuyos principales ejes discursivos fueron que la realidad no se debe enfrentar con el punitivismo, sino con el papel del Estado; que no es un debate moral ni ético sino un tema de salud pública, como por ejemplo, Aguirre Hilda -FDT, La Rioja- única mujer diputada de su provincia y única a favor: “Mi voto será afirmativo y que Dios, que ve en mi corazón, me lo demande”, similar a la postura de Flavia Morales (que en 2018 había votado en contra) -Frente de la concordia, Misiones-, “Desde la votación de 2018 he reflexionado, he escuchado, he caminado. No se trata de lo que yo piense sino de lo que está sucediendo. Eso ha hecho que yo reflexione”. 

Se sostuvo que la penalización del aborto no impide que no se lleven acabo abortos sino que permite que quienes no deseen llevar a término un proceso gestacional no mueran en la clandestinidad en condiciones tortuosas, Jimena Latorre -Mendoza, UCR- sostuvo que “No estamos debatiendo aborto sí o no, estamos debatiendo aborto seguro y Estado presente o aborto clandestino y Estado connivente”. Asimismo, Graciela Ocaña -PRO, BS.AS- habló de los costos de la política “Algunos diputados se han preguntado aquí cuál es el costo de legalizar el aborto. Quiero advertirles que es menor que hacer frente a las complicaciones hospitalarias”. 

Por su parte, Mario Leito -Frente de Todos, Tucumán- que inició con un posicionamiento indefinido y terminó votando a favor, dijo en su discurso que “La justicia social es una de las banderas que hemos enarbolado siempre. La biblia no puede ser la única respuesta que les demos a las mujeres que han decidido interrumpir sus embarazos.”. Su compañero pampeano, Hernán Pérez Araujo habló de la paternidad y dijo que “La paternidad en argentina es cuando se nos da la gana y para algunos sectores, parece que la maternidad es obligada porque surge de nuestras pasiones. No señores, la maternidad será deseada o no será”. El apoyo del diputado radica en que “este es un derecho que compete a las mujeres y a las personas de la capacidad de gestar. Nosotros, los diputados, debemos acompañar”. Además agregó “necesitamos anticonceptivos, necesitamos aborto legal (…) Acá toda la educación está destinada a las mujeres, a ningún pibe se le dice nada.” 

Hubo también una legisladora, Blanca Inés Ozuna -Frente de Todos, Entre Ríos- que participó y votó de manera remota a pesar de estar internada en Paraná con coronavirus, y dijo “El orgullo de poder participar en este debate. Mis felicitaciones a quienes están movilizando por esto que implica un avance y una Argentina mejor (…) Que sea ley, por mis nietas, por mis hijas, por las pibas que van a venir”.

La última oradora fue la diputada Gabriela Cerruti, quien sostuvo que “durante siglos nos obligaron a parir”, que “el mundo es injusto pero la respuesta no está en nuestro útero” y concluyó: “yo elijo y nosotras elegimos ser la chispa de la antorcha de una piba que en algún futuro en algún lugar del planeta se plante a luchar por otro derecho”.

En los alrededores de las bancas estaban las activistas históricas del feminismo argentino y de la Campaña por el Derecho al Aborto: Nina Brugo, Marta Alanis, Nelly Minyersky, Dora Barrancos. De la misma forma que estuvieron presentes en los discursos de las diputadas aquellas mujeres cuyos nombres quedaron impresos en la historia del feminismo argentino y la lucha por los derechos: Florentina Gómez Miranda, Eva Perón, Mabel Bianco, Cecilia Grierson, entre otras.  

Mientras tanto, afuera del Congreso, grupos a favor y en contra del proyecto de ley realizaron una vigilia siguiendo minuto a minuto la sesión y a la espera de la votación. Tras la noticia, la marea verde inundó la plaza del Congreso de cánticos, abrazos, saltos y alegría después de una larga noche de festejo y resistencia. 

Posteriormente al tratamiento de la IVE se trató, y también obtuvo la media sanción, el proyecto de atención y cuidado integral de la salud durante el embarazo y la primera infancia, también llamado el Plan de los Mil Días.

Ahora habrá que esperar al tratamiento en la Cámara de Senadores, todo parece indicar que va a ser antes de fin de año ¿Será que el 31 a la noche brindamos en un país un poco más justo que ayer? 

Un comentario sobre “A mitad de camino

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .