De regreso a Oktubre

De regreso a oktubre se cumplen 102 años de aquel movimiento campesino-proletario-militar que revolucionó el orden mundial: el surgimiento del socialismo a nivel político, económico y social. Aquel movimiento insurgente de masas, organizado mediante unidades políticas denominadas soviets, logró derrotar a la monarquía zarista que decidía sin ningún tipo de legitimidad sobre la totalidad de la población rusa. Todo el poder a los soviets fue el lema bolchevique que sintetizó el lugar del poder real: nada más y nada menos que el pueblo. Pero, recordando al filósofo francés Michelle Foucault donde hay poder hay resistencia se disputó en una serie de enfrentamientos entre la aristocracia rusa y el pueblo organizado. Una vez en el poder es importante recordar algunas de las medidas más recordadas y emblemáticas de aquel movimiento: el Decreto de Paz, que se emite con el objetivo de abandonar la primer sanguinaria guerra mundial imperialista; Decreto sobre la tierra, la cual consistía en la abolición del derecho a propiedad sobre la tierra, garantizándose de este modo el acceso a la población; la autodeterminación de los pueblos, acceso a la educación, salud y vivienda. 

En 1986 la emblemática banda Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota lanza su segundo y más recordado disco: Oktubre. En el nombre y diseño artístico de la tapa se anticipan su temática y posición: las masas laboriosas organizadas, las banderas rojas mostrando un estandarte y la trama que cuentan las canciones relatan sobre mundo bipolar y el contexto nacional político-social en la Argentina. 

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es phdVhZWs6eKrEmyIzYiazNsWCnNqyuRCoRLJ0S-A0oiYpUOwHWUD1SWYl2zJ4iDu6o42hqZBe6biUf-Ax_G_sximj1gLK5Bs5-hj2_3l70XSPKiQOoo2bCNmazspuL5n1MSgkdPX

Fuegos de octubre es bastante clara: el sonido inicial de bombas y el comienzo lento de la guitarra de Beilinson nos adentra en ese clima que se vivía en 1917 y ¿Por qué no? A aquellos movimientos obreros y estudiantiles que se gestaron y organizaron durante la década del 60-70 en la Argentina. 

Para pensar Preso en mi ciudad las palabras de Solari son lo suficiente: “Es que no existía seguridad alguna de que no volviese el quilombo del que habíamos zafado recién. De ahí viene la sensación de estar atrapado en la libertad. La imagen de la Plaza de Mayo llena, aplaudiendo al borracho de Galtieri durante Malvinas, me había quedado grabada de modo traumático.” (SOLARI; 2019, 284) En pocas palabras: saber que la vuelta a la democracia no iba a traer la libertad de la noche a la mañana, que no bastaba únicamente con volver a elegir a nuestras autoridades. La libertad seguía azotada y silenciada frente a los horrores y crímenes ejecutados por la dictadura de Videla, Viola, Galtieri y Bignone. 

Música para pastillas nos habla sobre aquel mundo bipolar en decadencia: las flacas, gimnastas, de América y las secas, austeras, soviéticas. No olvidemos a aquellas muchachas que son todas joyas, patricias de amor. Los roles con los cuales se proyectaba a la mujer en los distintos regímenes termina culminando con la frase Está todo muy Shangai, una forma de decir: esto está todo muy turbio, muy oscuro. En este mismo sentido, la crítica hacia la cultura rock argentina de aquellos tiempos: a los rockeros, bonitos, educaditos/con grandes gastos, educaditos

Semen-Up es bastante clara: una historia de ¿amor? Donde las diferencias de clases, en el ámbito económico y social se hacen notar: con ella soy rico gratis. Ello también se ve plasmado en los hábitos de los protagonistas: saludable y católica/no le gusta que ande solo.

Ya en la quinta canción del álbum, Divina TV Führer es claro el papel que empezaron a desarrollar los medios de comunicación, en especial el ojo idiota: Si no me protege el empleado mayor/(que proyecta todo el tiempo mi televisor). Saber que la televisión y los medios de comunicación en general son un instrumento más para la dominación y la formación de ideología en el sistema capitalista.

A este mismo orden le sigue Motorpsico, una de las canciones más perfectas que escuché: nuevamente las guitarras de Beilinson te meten en ese clima relajante, como si uno fuese su mente. Y es que de ello nos hablan: el psico como motor del amor y la religión. Por eso siempre uno tira a Dios para su lado: ¡qué sería de nosotros si pensáramos que Dios juega en nuestra contra! No obstante, nos vayamos junto a la hemoglobina y no dejemos de tener en cuenta que el corazón, motor de las emociones, también juega un papel importante a la hora de accionar.

En este sentido llega el pogo más grande del mundo: Ji ji ji, nos sumerge en esa paranoia de la risita crispada, donde el personaje principal nos relata algo con lo que era fácil identificarse en el marco de una creciente marginalidad social, y que sin embargo es verdad, no lo está soñando

Canción para naufragios nos vuelve a situar en el plano internacional, aquel mundo bipolar, donde la competencia armamentística se lucía en el terreno de los medios de comunicación: “Está inspirada en datos de una revistita especializada de la época: la Military Review (…) Decía que el tiempo que le lleva a un misil cruzar el océano y alcanzar Rusia eran seis minutos” (SOLARI; 2019: 287) 

Y, como ya no estamos solos (estamos en naufragar) Ya nadie va a escuchar tu remera da el cierre final a esta gran obra artística. El cierre lo da el escenario nacional: lo efímero del tiempo había hecho también que la historia asentara como efímero los gobiernos democráticos. Los secuestros de la última dictadura militar dejaron su marca impregnada en la sociedad: Un último secuestro, no/ El de tu estado de ánimo. Y por otro lado, las grandes luchas libradas habían dejado una enseñanza en la defensa de los ideales: Tu aliento vas a proteger/En este día y en cada día.

De esta forma, la histórica banda plasmó en 41 minutos el contexto nacional argentino y el internacional. Hoy, a 33 años del lanzamiento muchas de las canciones parecen escritas ayer: por un lado, la vuelta  a un gobierno neoliberal, la especulación financiera de los grandes capitalistas que amasan las fortunas y se cargan los bolsillos; y por otro, un mundo que parece no dar tregua compay: fuego en el Amazonas, en África, grandes masas de plástico en el océano, fenómenos climáticos cada vez más intensos. Lo bueno de la historia, es que permiten asentar los sucesos pasado un tiempo permitiendo tener más certezas que dudas: que otro orden, otro mundo es posible. El capitalismo actual se encuentra en una fase de desarrollo de la producción, donde la necesidad ecológica se presenta en agenda, la idea de una economía planificada late cada vez más fuerte. De esta manera y a modo de cierre, las palabras de Engels (1884) permiten sintetizar la idea latente en este artículo; “La sociedad, reorganizando de un modo nuevo la producción sobre la base de una asociación libre de productores iguales, enviará toda la máquina del Estado al lugar que entonces le ha de corresponder: al museo de antigüedades, junto a la rueca y al hacha de bronce” (ENGELS; 1884: 96)

BIBLIOGRAFÍA:

-ENGELS, F. (1884) El origen de la familia, la propiedad privada y el estado, Archivo Marx-Engels de la Sección en Español del Marxists Internet Archive. Disponible en: https://www.marxists.org/espanol/m-e/1880s/origen/el_origen_de_la_familia.pdf

-SOLARI, I. (2019) Recuerdos que mienten un poco, Sudamericana.

2 comentarios sobre “De regreso a Oktubre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .