Oportunidades de Argentina ante una nueva China

El año 2022 presenció una serie turbulenta de cambios en China como consecuencia del XX Congreso Nacional del Partido Comunista (PCCH). Hasta la llegada de Xi Jinping, se había mantenido una concepción pacífica del ascenso de China como superpotencia. Tras su llegada y la posterior guerra comercial con Estados Unidos, como consecuencia de las políticas proteccionistas empleadas por la administración de Donald Trump, se inicia un periodo de alejamiento de China con Occidente que se ve afianzado con lo sucedido en el último congreso del PCCH.

Sucesos tales como un factible gobierno vitalicio, la remoción de funcionarios de características tecnócratas que velaban por relaciones bilaterales más sanas con Estados Unidos, o incluso lo sucedido con el expresidente Hu Jintao — quien durante su administración había mantenido mejores tratos con Washington —, denotan un proceso de quiebre de China con las potencias occidentales. Por ello, lo que sucedió en el último Congreso del PCCH obtuvo como respuesta un fuerte shock de mercado, generando caos bursátil y monetario en el gigante asiático.

Argentina puede resultar beneficiada de esta ruptura. El cisma entre China y Estados Unidos está generando una recolocación de capitales chinos de Europa y EEUU hacia África y Latinoamérica, que resulta beneficioso para el país austral. Un ejemplo de esto es la relevancia que China le está dando a la Iniciativa de la Franja y la Ruta, así como también a la reciente reactivación del BRICS, ambos a los cuales Argentina se suscribió el presente año. China está interesado en mantener una serie de países estratégicamente alineados a sus intereses como mecanismo de presión contra los países occidentales, “hacer territorio” en el teatro internacional.

En un mundo donde una de las principales potencias energéticas como Rusia se encuentran en severas dificultades, la alternativa se encuentra en países como Argentina, rica en recursos energéticos. China ha colocado fuertes inversiones en el Gasoducto Néstor Kirchner para extraer el gas natural de Vaca Muerta; también lo ha hecho con el litio de las provincias del Norte, tales como Salta, Jujuy y Catamarca. Asimismo, Estados Unidos impulsó inversiones en Vaca Muerta, así como en otros rubros, tal es el caso de los  hidrocarburos. 

Esto significa un flujo de capitales para Argentina que puede posibilitar una enorme oportunidad en una economía que lleva años de estancamiento. El éxito dependerá de que el gobierno argentino lleve a cabo las acciones necesarias para crear un marco económico, político e institucional que sirva como base de un proceso de desarrollo a largo plazo.

Escrito por

Estudiante de Contador Publico (Universidad Nacional del Chaco Austral).

Deja un comentario