La causa vialidad en clave feminista

En el día de ayer, 6 de diciembre de 2022, se dio a conocer la sentencia de la causa vialidad en donde se condena a Cristina Fernández de Kirchner a 6 años de prisión e inhabilitación perpetua a cargos públicos.

Esta nota busca analizar el parecido que tiene este acontecimiento a la proscripción de Perón en el año 1955 hasta el año 1973, que terminó en 18 años de prohibición peronista. En nuestro país, desde la vuelta a la democracia, parecía que estas inhabilitaciones era un tema del pasado, sin embargo, hoy vuelve a ser parte de nuestra realidad actual. 

El día anterior a la sentencia, se publicaron chats infiltrados sobre una reunión secreta en Lago Escondido donde participaron personajes claves para la causa de Cristina: Jorge Rendo -CEO del Grupo Clarín-, Juan Bautista Mahiques -Jefe de los fiscales de la Ciudad de Buenos Aires, Julián Ercolini -Juez Federal al que lleva causas de Cristina Kirchner-. Carlos Mahiques -Juez Federal-, Pablo Cayssials -Juez Federal que anuló la adecuación del Grupo Clarín a la Ley de Medios-, Pablo Yadarola -Juez Federal-, Marcelo D’Alessandro -Ministro de Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires-, Tomás Reinke -Asesor en Comunicación-, Leonardo Bergroth -Ex Jefe de Legales SIDE- y Pablo Casey -Director de Asuntos Legales e Institucionales de Grupo Clarín-.

En cuanto a la sentencia, en términos judiciales, se vuelve tal vez inexplicable cómo el propio ministro de obras públicas, Julio De Vido, queda absuelto. Y es que se buscan las pruebas y fundamentos necesarios para solventar la sentencia y cuesta mucho encontrarlas. ¿Es una jugada de la derecha? 

El pasado 29 de noviembre, Cristina Kirchner publicó el documento “Las Veinte Mentiras de la Causa Vialidad”. Se destacan algunos ítems importantes en su análisis:

  • Ninguna de las 51 obras investigadas en la causa resultó improductiva o innecesaria, dato que ni siquiera pudo ser desmentido por los diputados de la oposición.
  • Se acreditó en el juicio por prueba documental y testimonial que el proceso de elaboración de los proyectos de ley de presupuesto cumplió con todos los controles legales y financieros y contó con la intervención de todas las oficinas competentes
  • Quedó probado en el juicio, incluso con las declaraciones de Margarita Stolbizer y Fernando Sánchez (entre otros) que jamás se presionó o coaccionó a los legisladores para votar favorablemente las leyes de presupuesto del período 2004-2015
  • Todos los DNU que ampliaron partidas fueron expresamente validados por el Congreso de la Nación
  • El día 30/11/2015, en el mismo momento en que según la Fiscalía CFK tenía un encuentro con Báez para diseñar el plan para el abandono de las obras realizadas en Santa Cruz y el despido de todos los empleados de las empresas de Báez, CFK participaba de un acto público en Río Negro que fue transmitido en vivo y en directo para todo el país.

Unos meses antes, en su defensa, Cristina declaraba: “Seguramente este tribunal,  tribunal del lawfare, un tribunal que seguramente tiene la condena escrita (…) No me interesa. He elegido la historia antes de que ellos me declaren absuelta y me va a absolver la historia, y a ustedes, los va a condenar la historia (…) Uno por la memoria, el otro por la verdad, otro la justicia, otro por el Fondo, otro por las AFJP, otro por YPF y Vaca Muerta, otro por el no endeudamiento, otro por el salario de los laburantes. Por eso me van a estigmatizar, por eso me van a condenar. Y les quiero decir algo, si naciera veinte veces, veinte veces haría lo mismo” (Cristina Fernandez de Kirchner, 2022)

Todo lo sucedido se puede analizar en clave feminista, en tal sentido es imprescindible mencionar que a mediados del siglo XX Eva Perón salió a la arena política en un contexto donde las mujeres estaban fuera de la misma. Fue una clara representante del feminismo popular, promovió la participación política de las mujeres a partir de la sanción del voto femenino en 1947 y la creación del partido peronista femenino. Representó a las excluidas, las que no eran parte y las que no tenían voz, en términos de Rancière (2004), la escenificación de un sujeto que antes no estaba en escena. Hasta ese entonces, eran los varones quienes participaban de los asuntos políticos y las mujeres estaban relegadas a las tareas del hogar. 

Las mujeres organizadas fueron también quienes pusieron el cuerpo tras la crisis neoliberal de Carlos Menem, realizando ollas populares y participando en comedores infantiles, lograron hacerle frente a un contexto de extrema pobreza y desigualdad. Para Fraser (2006) el ascenso de corrientes neoliberales presagia la disposición a deshacerse de los antiguos compromisos redistributivos, al tiempo que se integran algunas reformas emancipadoras relativamente limitadas en las relaciones de reconocimiento. 

Siguiendo el hilo de gobiernos neoliberales en Argentina, es posible analizar la relación que tuvo el feminismo con el gobierno de la alianza Cambiemos, caracterizado como “el gobierno de los CEO” por Basualdo (2017). La presidencia de Mauricio Macri desarrolló políticas que favorecen a los sectores empresarios de clase social tentativamente alta y empobrece cada vez más a los pobres. El movimiento feminista realizó el primer paro al gobierno de Macri a partir de reclamos tales como la implementación de políticas públicas en relación a los femicidios, equiparar el salario, así como presupuesto para políticas públicas que garanticen las tareas de cuidado: escuelas infantiles y jardines comunitarios para trabajadoras. Vemos aquí que la misma consigna se sigue manteniendo desde aquellas mujeres en las fábricas a principios del siglo pasado. 

Se exigió, también, paridad en la representación gremial, cupo laboral trans y el derecho al aborto legal seguro y gratuito, entre otras. Durante este año, algunos dirigentes de la oposición no repudiaron el hecho de que a Cristina la hayan querido asesinar, otros en el día de ayer, al conocerse la sentencia, publicaron párrafos de festejo en sus redes sociales, mientras que, increíblemente otros también se proclaman a favor de la pena de muerte. La quieren muerta o proscrita.

Los gobiernos kirchneristas tomaron como bandera la realización de políticas nacionales y populares que ampliaron los derechos de las mujeres y diversidades como por ejemplo la sanción de la Ley Matrimonio Igualitario. En 2019, bajo la presidencia de Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner, algunos de los reclamos de estos grupos se tomaron en la agenda de gobierno:  se creó el ministerio de la Mujer, Género y Diversidad, se implementó la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo y se realizaron programas como el Acompañar. 

Además del intento de magnicidio producido a principios de septiembre en la puerta de la casa de la vicepresidenta, se puede ver la persecución que está sufriendo Cristina a partir de que últimamente algunos jugadores de nuestra área política y medios de comunicación, tienen conductas que hacen poner en duda la democracia de nuestro país. Y al concepto de magnicidio, se lo recompone en este artículo como magnifemicidio. Es la condena por ser mujer. Cristina es la única mujer con tanto poder político en nuestro país. 

Este intento de magnifemicidio es consecuencia de lo que se estuvo sembrando en los sectores opositores. Tiraron piedras a su despacho sin que ninguna fuerza lo impidiera y en las últimas marchas colgaron bolsas en Plaza de Mayo interpretando cadáveres de dirigentes peronistas. Llevaron guillotinas. Asistieron a manifestaciones con carteles de Cristina colgada. Son las consecuencias de la violencia mediática que se ejerce en nuestro país, sobre todo, si sos mujer. 

Los presidentes que gobernaron Argentina como Alberto Fernández, Néstor Kirchner, Eduardo Duhalde, Eduardo Camaño, Adolfo Rodríguez Saá, Fernando De la Rúa, Carlos Saúl Menem, Raúl Alfonsín, entre otros, todos fueron abogados, como Cristina, tambíen abogada. Sin embargo, a la única que se le cuestionó la verdad de su título fue a ella. Retomando, no es casualidad la persecución política que sufre Cristina con su condición de mujer. 

Pensando en las próximas elecciones presidenciales y los partidos políticos a presentarse a las mismas, podemos analizar que en el último año Cambiemos se proclamó en contra del uso del lenguaje inclusivo. Por otro lado, Javier Milei declaró en los últimos meses que él cree correcto cerrar el ministerio de la Mujer, Género y Diversidad, cancelar la ESI en las escuelas y cerrar el INADI. A partir de esto, se puede ver un claro atraso de la transformación cultural, Fraser (2006) la cree necesaria para alcanzar el reconocimiento.

Es la condena por ser mujer. En el último discurso de la vicepresidenta, luego de la sentencia, dejó en claro “La condena real que dan es la inhabilitación perpetua a ejercer cargos políticos electivos, cuando todos los cargos a los que accedí fueron siempre por el voto popular. Vvoy a hacer lo mismo que hice el 10 de diciembre de 2015 (…) no voy a someter a la fuerza política que me dio el honor de ser dos veces presidenta y una vicepresidenta a que la maltraten en período electoral con una candidata condenada (…) No voy a ser candidata (…)”. Queda abierto el análisis para ver cuál será su próxima estrategia. En la historia, aunque no haya sido candidata ha conducido de todas maneras el movimiento nacional y popular. Perón, desde el exilio, condujo el movimiento peronista. ¿Es un golpe bajo para los militantes kirchneristas o es un salto hacia más fuerza? 

Cristina en una entrevista, antes de ser presidenta, declaró que era su deber ser optimista. Como militante política, quería cambiar las cosas y pensaba que lo iba a poder hacer. Es el deber ahora de los militantes políticos del kirchnerismo llevar ese optimismo. El kirchnerismo ganó la presidencia cuatro años mediante el voto popular. Más allá del partido político en el cuál simpatiza el lector, es importante defender la democracia, el voto popular sin proscripción. 

Bibliografía

Basualdo, E. (Editor). “Endeudar y fugar. Un análisis de la historia económica de Martínez de Hoz a Macri”. Siglo XXI, 2017: 17-46, 61-74, 76-100, 179-219.

Fraser, N. “La justicia social en la era de la política de la identidad” En Fraser Nancy y Axel Honneth. Redistribución o reconocimiento. Madrid, Morata, 2006. Introducción y partes I, II, IV.1. y V.

Rancière, J. El desacuerdo. Buenos Aires, Nueva Visión, 2004. Capítulos 1 y 2.

Fuentes:

Las Veinte Mentiras de la Causa Vialidad

Jueces en Lago Escondido: cronología desde la filtración de chats hasta las palabras de Alberto Fernández

Deja un comentario