La ley trans: un problema para el gobierno de España

Desde su propuesta por parte de Unidas Podemos en el año 2019, la “Ley Trans” ha abierto una profunda brecha, no sólo en el Gobierno de coalición, sino también en parte de la sociedad y el propio movimiento feminista. En este artículo se explicará brevemente el proceso que atravesó la propuesta legislativa, sus puntos conflictivos y la situación actual de la misma. 

Sobre la “Ley Trans”

En el año 2019, Unidas Podemos, el partido de izquierdas que conforma la coalición de Gobierno junto con el socialdemócrata PSOE (Partido Socialista Obrero Español), propuso una legislación que se centraba en la vulnerabilidad del colectivo trans y LGTBI. Esta propuesta contiene varios puntos innovadores con respecto a otras legislaciones previas (Ley 3/2007): la centralidad de la autodeterminación de género, la situación de les menores y la mención a las personas no binarias. El Consejo de Ministros dio el visto bueno a este proyecto de Ley el pasado junio, pero el PSOE, junto otros partidos del hemiciclo español, continúan retrasando su aprobación definitiva. 

Con respecto a los puntos señalados, el más importante es el de la autodeterminación de género. Es el principal cambio respecto a la legislación previa, donde para realizar una “reasignación” de género era necesario pasar por un proceso hormonal durante dos años y tener un diagnóstico médico que acreditase disforia de género. En la propuesta actual, la base para realizar la “reasignación” es la voluntad expresa de la persona. Por último, decir que esta legislación se está tramitando por vía urgente, lo que implica una reducción de los tiempos, sobre todo para la presentación de enmiendas, algo que algunos partidos han criticado, bien por no considerarla urgente o bien porque reduce la capacidad que tienen de enmendar la propuesta. 

Los problemas internos en el PSOE

El partido líder del Gobierno se encuentra con un brecha en su interior en lo relativo a esta propuesta. De forma simplificada y simplista, se podría decir que existen detractores y personas a favor de la misma, cuyas caras visibles, respectivamente, son Carmen Calvo, ex vicepresidenta del Gobierno, y Carla Antonelli, ex diputada del partido y mujer trans. 

Por un lado, aquellas partes a favor de la Ley, como es el caso de la mencionada Antonelli, Víctor Gutiérrez (secretario LGTBI del partido) o las Juventudes Socialistas, defienden su necesidad inmediata para la protección de los derechos del colectivo trans. Por otro lado, el “bloque” detractor, representado por Calvo o Laura Berja, diputada del partido, señalan que esta legislación puede “destrozar” el entramado legislativo en materia de igualdad (El Mundo). Otro de los argumentos que justifica la dilatación del proceso ha sido la necesidad de que la ley sea “garantista” con respecto a la violencia machista. Esto se debe a las dudas que asaltan a parte del feminismo y que conectan con la cuestión de la autodeterminación, donde se cree que un hombre podría “auto determinarse” mujer para huir de una condena por violencia machista. Con todo, esto se ha desmentido tanto por parte del Ministerio de Igualdad como por portales de fact checking, dado que la persona responderá por sus crímenes según la identidad de género que tuviese en el momento de perpetrarlos. 

Situación actual 

La propuesta tenía una fecha límite de presentación de enmiendas que databa del 19 de octubre, o eso había establecido Unidas Podemos, pero tanto el PSOE, VOX, el partido de ultraderecha, y el PP, principal partido de la oposición, han decidido ampliar el plazo de presentación hasta el miércoles 26 de octubre. Ante esto, el partido promotor de la propuesta, cree que el Partido Socialista está intentando alargar el proceso legislativo hasta el 2023, año electoral, lo que supondrá una oportunidad para continuar dilatando la aprobación de una ley que lleva ya 3 años en stand by

Sea cual fuese el resultado, esta ha sido una de las leyes más contestadas y polémicas de los últimos años, causando debates y fricciones no sólo entre los partidos conservadores sino también en los progresistas. El propio movimiento feminista vive un debate abierto que enfrenta a sectores transexcluyentes o reacios a la cuestión del colectivo trans, y a otros comprometidos con la misma y con la interseccionalidad del movimiento a este respecto. Habrá que esperar a las próximas enmiendas para saber si finalmente la “Ley Trans” se aprobará este año 2022.  

Fuentes:

Público. “​​El PSOE no tocará la autodeterminación de género en la ley trans después de la presión de los colectivos y Unidas Podemos”.

El Mundo. “El PSOE desafía a Unidas Podemos y se alía con el PP para retrasar la tramitación de la Ley Trans”.

El Salto Diario. “Carla Antonelli solicita la baja en el PSOE tras el último retraso de la ley trans”.

Newtral – Fact Checker

Boletín Oficial del Estado.

Escrito por

Soy politóloga por la Universidad de Santiago de Compostela y divulgo en redes sociales (@polconciencia). Tengo un podcast llamado Política con-Ciencia donde acerco la política a la audiencia desde una perspectiva científica.

Deja un comentario