La rana Pepe es Dr. Jekyll y Mr. Hyde

La rana Pepe es uno de los tantos memes que recorren Internet. Sin embargo, esta imagen no es una simple broma compartida. La historia y el devenir de la rana más popular del mundo es una clara muestra de la complejidad actual en las tendencias político-ideológicas mundiales. 

En primer lugar, es importante afirmar: la rana Pepe es un meme. La denominación “meme” fue instituida por Richard Dawkins con la intención de asemejarse fonéticamente a la palabra “genes”. Mediante esta similitud, Dawkins buscaba explicar que, así como existen genes en nuestro ADN que al replicarse constituyen nuestra naturaleza humana; los memes pueden ser ideas, objetos o eventos con alta capacidad de autorreplicarse y soportar la presión selectiva del entorno cultural (Ruocco, 2020). Tiempo después, la potencialidad de este concepto para explicar los fenómenos culturales fue severamente discutida por desdeñar la noción de agencia. A pesar de esto, se considera que, en el ámbito de la cultura digital, este abordaje tiene la fortaleza necesaria para dar cuenta de algunos comportamientos que allí se desarrollan. 

Fuente: Reddit

Es así como ciertos espacios de la red, se vuelven particularmente violentos en esta batalla por la “selección natural” cultural. Un ejemplo claro de esto es la manera en que funciona 4chan. Pese a que este sitio puede no ser familiar, probablemente el lector sea capaz de reconocer gran parte de los contenidos que allí circulan, resultado de las migraciones que se producen entre este sitio y las redes sociales más utilizadas, como Twitter o Instagram. Siguiendo las afirmaciones de Ruocco (2020), 4chan es una verdadera fábrica de memes. Esta página, a diferencia de las redes sociales convencionales, funciona como un foro. La supervivencia de una publicación radica en la cantidad de interacciones que la misma genera. Aquellas publicaciones que no tengan un número elevado de interacciones perecerán y, por el contrario, aquellas que sean las más populares podrán permanecer visibles por mayor tiempo. Además, este foro no posee los tan discutidos “Términos y condiciones” de las redes sociales, aquellos aplicados para bloquear la cuenta de Donald Trump durante el ataque al Capitolio. Por este motivo, cualquier publicación puede ser efectuada, independientemente de su contenido y sin reprimenda alguna. 

Esta dinámica basada en publicaciones estridentes fomenta la polarización y la radicalización. Para sustentar esta afirmación, es posible pensar en el concepto de “provocación estratégica” que Franco delle Donne explica en el podcast Epidemia Ultra. Esta herramienta tan empleada por los candidatos de la derecha radical nace con la proclamación de ideas que rompen consensos, que llaman la atención o que indignan. A partir de esta polémica, un político antes desconocido, logra obtener visibilidad y relevancia pública. De igual forma funcionan los comentarios racistas u homofóbicos en 4chan, siguiendo esta lógica: cuánto más provoque una imagen o frase, más reacciones tendrá, más tiempo será relevante para los miembros del foro. 

Este proceso de radicalización fue vivido por la rana Pepe. El personaje creado por Matt Furie para la animación Boy’s Club, la cual apareció por primera vez en Internet en el año 2005 en el blog MySpace. Sin embargo, como relata el documental del año 2020 “Feels good man”, el boom de la rana Pepe tuvo lugar con su llegada a 4chan en el año 2008. Miles de usuarios fueron resignificando la imagen de Pepe para expresar una multiplicidad de sentimientos: ira, melancolía, tristeza o sorpresa. 

Posteriormente, en el 2015, la historia de la rana Pepe tendría un nuevo salto, durante la campaña presidencial de Donald Trump. Escudados en la ironía, los particulares usuarios de 4chan -quienes se reconocen a sí mismos como neet (Not under education, employment or training; conocido en español como NiNi, ni trabaja ni estudia)- decidieron que era gracioso y divertido apoyar la campaña del candidato republicano. De la peor manera, haciendo uso de la provocación estratégica, la rana Pepe ingresó al mundo de la política. El meme fue mutando hasta representar la más cruel faceta de los discursos de odio, algunos de los cuales contaban con el guiño positivo del candidato republicano. De esta manera, una inofensiva rana antropomorfa que orinaba con los pantalones bajos porque “se siente bien amigo”, se convirtió en un símbolo de la derecha alternativa global. Esta transformación tuvo tal impacto que en el año 2016 la Liga Antidifamación, una organización norteamericana que lucha contra el antisemitismo, incluyó algunas versiones de la rana en su lista de símbolos de odio (Mele, 2016). 

Fuente: Reuters

Pero las mutaciones de Pepe no se detuvieron ahí. Mientras que en el mundo Occidental, Pepe condensaba los principales postulados de la derecha alternativa, como el supremacismo blanco o el antisemitismo; en Oriente en 2019, la rana se convirtió en un símbolo de lucha pacífica. Diferentes memes que tenían como protagonista a Pepe fueron difundidos durante las protestas prodemocráticas y en contra de la ley de extradición de Hong Kong, acompañando inclusive a los manifestantes en el transcurso de las dolorosas jornadas donde muchos de ellos sufrieron graves heridas en sus ojos (D’Amore, 2019). 

Las mutaciones de la rana Pepe son el ejemplo más claro de cómo la cultura digital posee una maleabilidad político-ideológica avasalladora. Además, las dinámicas propias de sus sitios fomentan la popularización de las opiniones más radicalizadas. No obstante estas generalidades, no fue azaroso que el meme de la rana Pepe fuera el caldo de cultivo para tan variados cambios. Al final del día, las facciones y la melancolía que expresa esta rana condensan perfectamente las frustraciones del hombre promedio de nuestra época, atravesado por las consecuencias del más brutal capitalismo y de la opresión política de ciertos regímenes. Así, mientras unas veces la rana frente a las injusticias se organiza y lucha por sus derechos de manera pacífica, como bien lo haría el Dr. Jekyll; otras, deja liberadas sus más lamentables pasiones y actúa monstruosamente a la manera del Sr. Hyde. 

Para saber más del tema:

D’Amore, Rachel, (2019). Hong Kong protesters are using Pepe the Frog as part of pro-democracy movement. Sección: World. Global News. Disponible en https://globalnews.ca/news/5783767/hong-kong-protests-pepe-the-frog/ 

Mele, Christopher, (2016). Pepe the Frog Meme Listed as a Hate Symbol. The New York Times. Disponible en www.nytimes.com/2016/09/28/us/pepe-the-frog-is-listed-as-a-hate-symbol-by-the-anti-defamation-league.html 

Ruocco, Juan, (2020). Cómo la extrema derecha se apoderó de 4chan. Sección: Tribuna Global. Revista Nueva Sociedad n° 286, Marzo – Abril 2020, ISSN: 0251-3552

Además, si te gusta lo que hacemos y le das uso a nuestro trabajo, podés apoyarnos donando:

Escrito por

Licenciada en Relaciones Internacionales (UNR) Periodista internacional para El País Digital y Conclusión. Conductora del programa Café Internacional. Docente y apasionada por la cultura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .