La lección de Hong Kong al mundo.

Hong Kong, defendiendo la autonomía y la libertad

No es frecuente escuchar de manifestaciones en Hong Kong en la actualidad. El territorio oriental  se ha transformado en uno de los centros turísticos, industriales, financieros y comerciales más importantes del mundo, desempeñando un papel fundamental para el comercio e inversiones de la China continental, y por sobre todo a su característica estabilidad.

El pasado 12 de junio, millones de jóvenes se juntaron fuera del parlamento de Hong Kong, convocando de esta manera a lo que se convirtió en una histórica manifestación de más de de miles de habitantes, todos ellos mostrándose en contra del polémico proyecto de ley de extradición presentado por la ministra jefa de gobierno Carrie Lam.

Sin previo debate, Lam propuso el proyecto de ley el cual tiene como objetivo permitir la extradición de sospechosos directamente a China, atentando de esta manera con la democracia de Hong Kong y su sistema de derechos y libertades.

Lo que Carrie Lam pensaba que pasaría desapercibido, se convirtió en un suceso que revolucionó a la población hongkonesa, sobre todo a los más jóvenes. Se estima que más de dos millones de personas se concentraron en el centro de Hong Kong durante las tres jornadas de manifestaciones, vestidos de negro, y manifestando su ira y descontento con carteles y cánticos contra la jefa de gobierno al mando, pidiendo sus disculpas y sobre todo su renuncia.

Detrás de este proyecto de ley, se esconde la intención de integrar finalmente a Hong Hong hacía la órbita china. Esto atentaría el sistema democrático hongkonés, lo cual intervendría con su paulatina integración por completo a China, prometida para el año 2047.

En 1997, Hong Kong pasó a China como Región Administrativa Especial, lo cual teóricamente significa que la región gozará de un alto grado de autonomía y estarán directamente bajo el Gobierno Popular Central. Esto le permitió a Hong Kong construir sus propios ideales democráticos, acompañados de libertades muy distintas a lo que se puede experimentar en Pekín. Esto quiere decir entre otras cosas, que los habitantes de Hong Kong gozan del acceso a internet, cuentan con más independencia judicial, los medios de comunicación poseen una relativa libertad y pueden ser más críticos que los medios dentro de China. Por su parte, la Administración también goza de cierta independencia menos en defensa y asuntos exteriores, pero la última palabra sobre los asuntos realmente importantes la tiene el Gobierno chino.

Más del 28% de los 7 millones de habitantes de Hong Kong, han concurrido a las marchas en contra del proyecto de ley y de Carrie Lam, quien acorralada por las repercusiones internacionales, se vio obligada a pedir disculpas públicamente a toda la población. Pero eso no fue suficiente, el pueblo se sigue manifestando y quieren que desista de su puesto como jefa de gobierno, ya que sus tácticas de mano dura generan que crezca el escepticismo de los habitantes frente al gobierno  de Xi Jiping.

Frente a los sucesos y la ira que se desató en la población, Carrie Lam ha suspendido el debate del proyecto de ley de extradición, sin embargo esto no quiere decir que se haya cancelado la propuesta. Tal vez la mandataria deba probar otro tipo de maniobras, meticulosamente formuladas para llevar a cabo su proyecto, eso si es que antes no abandona su gobernación frente la incesante presión ciudadana.

Sin embargo, la proposición del proyecto de la ley de extradición muestra síntomas positivos en la sociedad: los jóvenes están de pie.

La lucha de los jóvenes contra a las políticas arbitrarias del Estado chino, hace frente a pelear por las causas que sus antepasados no se animaban debido a las consecuencias que la lucha conllevaba.

Las interminables épocas de sumisión de los ciudadanos chinos, el sometimiento a políticas injustas y elitistas, han afectado verdaderamente a la formación de los individuos, tanto en el ámbito personal, como en su papel de ciudadano, lo que ha llevado a una revolución de la juventud oriental. El acceso sin restricción a las comunicaciones y a información de diversas fuentes, impulsó a los ciudadanos más jóvenes a proteger sus derechos y libertades, y a luchar contra cualquier política que atente contra la democracia de Hong Kong.

Este movimiento se ve reflejado claramente en la actualidad, los jóvenes están ejerciendo su papel como ciudadanos activos, el cual ha sido dejado de lado por otras generaciones. Y esto sucede a nivel mundial, frente a distintas causas, ya sean religiosas, migratorias, políticas y de género. El coraje y valentía de los jóvenes, deja como reflexión que ellos son los que se encaminan al protagonismo y a la participación política y ciudadana, afirmando que indudablemente, son el futuro.

2 comentarios sobre “La lección de Hong Kong al mundo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .