Pablo Touzón: «Macron puede jugar el rol de liderazgo del eje francogermano hacia el continente»

Como corolario de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales de Francia, dialogamos con Pablo Touzón, politólogo especialista en el país galo y director de Revista Panamá acerca de lo acontecido, los efectos en el país, Europa y el mundo haciendo eje también en medioambiente, economía y sociedad, con vistas al futuro de Francia y Emmanuel Macron.

Pablo Touzón es licenciado en Ciencias Políticas por la Universidad de Buenos Aires (UBA). Ha cursado estudios internacionales en la Universidad Torcuato Di Tella (UTDT). Director de Panamá Revista.

¿Cuál es el marco político y social para este gobierno con poco apoyo de Macron? ¿Qué peso y rol tendrá Le Pen en este proceso?

En el marco de lo que ya conocemos en el impacto que tiene la guerra y en términos de inflación, en un sistema político dividido en tercios tal y como quedó, le quedan sobre todo los reclamos y demandas de los trabajadores blancos en relación con la ex clase obrera blanca tomada por Le Pen. Un arco de demandas fuerte, pero a la vez ganó más contundentemente de lo que parecía. Sobre todo los analistas franceses, tal vez decepcionados con la presidencia de Macron, tienden a solamente ver el significante vacío de lo que no es el extremo.

Macron tiene virtud en sí mismo por ser el primer presidente reelecto de esta manera desde que existe esta quinta república, el resultado fue muy amplio de 20 puntos. Hay algo de su elección que lo hace, a nivel europeo, ser el único sobreviviente de la crisis de representatividad del 2016-17 con Trump, Bolsonaro, Boris Jonhson, es una crisis que se procesó por el centro y no por el extremo. Sobrevivió además a una segunda ola de oficialismos derrotados en la pandemia.

El Frente Nacional funciona como un frontón que viene creciendo desde hace 40 años en la política francesa. Hay virtudes propias en mantener muertos al Partido Socialista y al ex gaullismo, inventó un gran movimiento de centro desde las alas moderadas de los partidos tradicionales del siglo XX, los mantuvo y ganó ambas vueltas con sus méritos más allá del crecimiento de FN, hay algo de liderazgo y espacio político. Con un sistema político muy distinto, junto con Biden, es casi el único centrista que se mantuvo en pie en los países centrales de occidente. 

Con respecto al voto de Macron, se avejentó y se aburguesó de cuando llegó, pero tiene un problema con esa clase obrera blanca de los chalecos amarillos que lo pone como arrogante y elitista, que hace parecer a Obama como el hipereducado que se cree mejor que todos, de ahi viene la principal impugnación sociológicapolítica a su gobierno.

Hablando de los votos, ¿Cómo ves el mapa electoral? Y, sobre París, llama la atención que esas nuevas clases obreras/medias un poco más culturalizadas y más “educadas”, votaron más a Mélenchon ¿Cómo ves el fenómeno de que esta izquierda más cultural vote por alguien más nacionalista y radical que Macron o el Partido Socialista?

En la primera vuelta se vio un voto muy educado a Melenchon, desmintiendo que el macronismo es solo un movimiento elitista, recordemos que la elite intelectual en Francia es muy importante. Mélenchon es una especie de Pino Solanas francés, dentro de su vida política fue una minoría dentro de una mayoría, estando tanto en el frente comunista como socialista, era como un integrante libre de una estructura más grande.

Él en sí mismo es viejo, de otra clase política, que auspicia el movimiento de izquierda -siendo la última vez que se presenta-. En el France Insumise es quien tiene una construcción no tan sólida, absorbió el ala radical del Partido Socialista -la otra se fue con Macron- y la estructura del Partido Comunista que no se fue con Le Pen -que fue bastante masa obrera-, tiene voto joven (ganó la franja de 18 a 25 años), donde apuntaba Zemmour con la idea de atacar ese margen.

Tiene algo detrás de Francia Insumisa que es heterogéneo, el voto de Melenchon está en todo el arco izquierdo de Francia y la parte radical del socialismo, la más soberanista, que no se aburguesó. No creo que todo ese electorado esté de acuerdo con la lógica anticapitalista y la fundación de una sexta república, pero se generó su imagen a partir de la crisis de liderazgo de la izquierda. 

Al revés del FN, que viene hace tiempo haciendo lo mismo, más allá de la irrupción de Zemmour como satélite que ya propuso el bloque con Le Pen, se presenta como un bloque más homogéneo que la izquierda, eso es algo más nuevo que hay que ver hacia donde arranca.

El sector de las elites intelectuales, urbano y joven es el núcleo de Melenchon. El Frente Nacional tiene el sur y la zona industrial, sobre todo la costa del mar mediterráneo por obvias razones de lo que es la inmigración, y en la zona atlántica se encuentra más el voto de Macron, junto con París y otras grandes ciudades -avejentado y tradicional-. El voto de Mélenchon es menos medido y más nuevo, todavía está viéndose, Macron y Le Pen ya vivieron un balotaje, es como un clásico.

El pacto por izquierda, con la unión de Mélenchon -siendo el más poderoso- con los verdes y el Partido Comunista ¿Obliga al Partido Socialista a unirse o caer más en el olvido? ¿Puede darse con este pacto la cohabitación como primer ministro de Macron?

La cohabitación es difícil, es como un hijo malquerido de la Quinta República. Cuando De Gaulle la funda busca evitar esa situación, que se da por primera vez con Mitterrand, implica un bipartidismo. De a 3 bandas es difícil porque deberían ponerse de acuerdo los segundos (Le Pen y Melenchon), sería más fácil que Macron se ponga de acuerdo con el PS antes que acepten a France Insumise

La estrategia de campaña de Mélenchon tiene como norte el Primer Minister para romper el frente de Le Pen. Si Macron la juega bien en términos políticos y parlamentarios sería difícil que suceda esa cohabitación, los votos que quedan del Socialismo y Republicanismo los puede buscar Macron también, depende el resultado. Me parece más difícil en este esquema de 3 partes (Macron, Le Pen y Mélenchon)

Sobre el lado de la derecha ¿El pacto es una condición necesaria para Zemmour -que pasó de ser considerado para la 2da vuelta a quedar lejos- para su futuro? ¿Podría meter al gaullismo en el pacto -ya que en términos doctrinarios representa esa clásica corriente nacionalista y conservadora-?

Zemmour tiene dos hipótesis, una sociológica y una política, en la política le fue mejor que en la sociológica. La sociologica implicaba casi al protagonista de la novela Soumission de Michel Houellebecq, porque su candidatura postulaba que en Francia los clivajes étnicos y culturales son más importantes que los económicos, en eso Le Pen se posicionó más y mejor con los chalecos amarillos. Lo perjudicó la guerra y las consecuencias económicas, mientras que su hipótesis política era que los Le Pen perdieron por octava vez, apuntando al apellido en algo que apunta a armar un gran movimiento o bloque nacional y jugar adentro en una especie de PASO a ver quien es el futuro líder de la extrema derecha.

En ese esquema los gaullistas quedan muy minoritarios, les conviene cerrar con Macron, serían furgón de cola del lepenismo en una base política y socioeconómica. Lo poco que tienen lo van a jugar dentro del ala derecha de Macron, igual que el socialismo, ambos tienen mas que venderle a Macron en una gran formacion de centro, viendo que es el ganador de la interna del centro.

Justamente La República en Marcha no tiene gran territorialidad, está basado en Macron ¿Estos dos históricos le pueden dar territorialidad con su estructura? ¿O Macron ya apunta a dejar completamente LREM en 2027?

El problema de los partidos personalistas son una incógnita, hoy es algo centrado en una personalidad, él dijo que se quería retirar después de dos presidencias. Emmanuel Todd decía que en Francia hay 3 populismos, de izquierda, centro y derecha, ninguno puede aplicar el programa que quiera porque estando la UE no tienen control total de la política económica, son cosas más de campaña y sus agendas terminan centradas a eso.

El macronismo tiene la fluidez política del siglo XXI, lo que uno podría pensar en que los 3 tienen ese problema, pero el Frente Nacional menos, porque es el partido más serio de Francia porque es el más homogéneamente armado con esa vieja estructura, a Francia Insumisa lo galvanizó Mélenchon o se partia, en el fondo -sin estar en el poder- en la derecha están más sólidos, Francia Insumisa es más un modelo para armar, sigue viva y hablar de cohabitación es un gran éxito. En el bloque Nacional va a pasar por el armado interno, el legado es un gran tema que se podría agotar con Macron, la política francesa es más personalista, algo así como la argentina.

Hablando de Europa, la intención del Partido Popular Europeo (el más importante) de llevarse a LREM ¿Sigue en pie? ¿Cómo será la relación con Renovar Europa o el PPE ahora en este nuevo rol más preponderante?

Francia hoy es, con la reelección de Macron y la salida de Merkel, el país más importante de Europa en términos de liderazgo. No se si va a jugar tanto en Europa en términos parlamentarios, sino como país, incluso los otros dos sectores preponderantes en Francia son euroescépticos. Serían más coyunturales esas alianzas con partidos europeos más grandes, ya que estructuralmente Alemania es más importante pero lidian con estar al lado de Rusia y la crisis energética, sin Inglaterra dentro de Europa, Macron puede jugar el rol de liderazgo del eje francogermano hacia el continente.

¿El liderazgo de Macron puede ser más realista y menos dogmático que el de Merkel? Que salga del discurso de la ética y vaya más a la práctica y la acción directa, que en eso pueda influir la guerra o AUKUS, por ejemplo.

A Macron le toca la época de la guerra, con el ascenso chino ya consolidado y la post pandemia, una agenda complejísima. Algo más simple para la unidad europea, Europa que siempre era la paz ahora es la guerra, pero eso habla de la vitalidad del concepto de unión que está vivo, porque si todos los vecinos de Rusia quieren entrar demuestra más de lo que parece, por ejemplo Ucrania no va a entrar en la OTAN, pero sí en la UE.

Este dilema le va a tocar a Macron y a Scholz, que ya decidió el rearme. Francia va a insistir con una vieja idea gaullista de la defensa común de los ‘60 -que es trasversal a todos-, de cuando se fue de la OTAN, incluso se mantuvo cuando volvió Sarkozy. No se hacía porque Alemania no quería salir del consenso interno de no militarizarse tras su reunificación, ahora que esto cambio, los franceses van a apuntar a eso con el apoyo alemán en una Europa menos neoliberal y más geopolítica por la retirada norteamericana de varias partes del mundo y por el ascenso chino.

Y con ese liderazgo, ¿Qué perspectivas hay para la relación con Estados Unidos y China?

La inscripción pro occidentalista de Macron está fuera de discusión, pero Francia intenta siempre ser un actor más y no quedar sumergida en el conflicto, no ser solo un sándwich de la bipolaridad. Van a intentar estar en el campo sin quedar sumergidos en lógicas norteamericanas, sino tener una lógica propia con China que puede ser francoalemana -eso intentó con Putin y Rusia, y no le salió-. 

Hay dificultad en su relación con Estados Unidos, pensemos que hoy vino Biden, pero Trump estaba retirando todo de Europa, por lo que hay que ver ambas partes. Hay incentivos para una relación más homogénea que puede aprovechar EEUU en un personaje más atlantista como Macron.

Una cosa es Rusia y China, son dossiers distintos porque hay diferentes niveles de intercambio, Francia no tiene el mismo dilema que Alemania en el intercambio energético. La reelección de Macron es una buena noticia para EEUU, los otros dos eran euroescépticos y ambos eran o pro Putin como Le Pen o Mélenchon anti OTAN.

Pasando a energía nuclear, la taxonomía de energías verdes de la UE la incluyó ¿Puede leerse como un guiño para Macron? Que, como líder, pese para extender esa energía en Europa y el mundo, ¿Podría generar fricción con la desnuclearización alemana?

Desde la década del ‘60. Francia decide su política nuclear por soberanismo, lo hace De Gaulle para no depender de los árabes y el petróleo, más que por ecología. Por eso le pesó menos la crisis del 73 a Francia por su soberanía energética basada en lo nuclear, mientras que Alemania occidental siempre fue antinuclear.

La relación con las energías en la política interna es distinta, los verdes que existen y pesan tuvieron una mirada distinta. Hay un eje de dificultad para Macron porque el impuesto al diésel era contrario a los quienes fueron los chalecos amarillos, es el problema que tienen los principales países en la transición. 

Lo nuclear, con la crisis energética que genera la guerra, no parece abandonarse. Macron apuesta a la reconversión energética con Francia como líder mundial con lo nuclear dentro, Francia tiene autoabastecimiento elevado en un contexto de incertidumbre, es un as estratégico de difícil abandono

¿Cómo va a manejar Macron el Plan Verde, que le ha traído muchos problemas, con la reindustrialización, con problemas de la energía eólica -un as para la campaña de Le Pen- y los impuestos al carbón y la transición? ¿Cómo va a manejar eso entre economía y medioambiente?

Va intentar un punto de síntesis, no va a abandonar la agenda, pero la modifica porque es la que más le trajo problemas y tampoco funcionó del todo. Ni siquiera para atraer el voto joven, que se llevó Mélenchon.

Siendo pragmático la va a reconfigurar, sin abandonarla, va a buscarle la forma porque no se imaginó el clivaje que se generó con los chalecos amarillos entre lo urbano y lo rural. Cree en esa agenda, lo dijo repetidas veces, es programático de él pero le va a tener que dar otra dimensión y con eso puede encontrar más apoyos de Francia Insumisa que del Frente Nacional, si bien el viejo derechismo tenía una agenda ecológica de lo rural y del campo contra la ciudad cosmopolita. En el nuevo avatar obrerista del Frente Nacional no va a encontrar coalición para hacer nada en ese tema.

En relación a lo que más preocupa a la sociedad francesa están la guerra y el medioambiente, pero la principal preocupación es el poder adquisitivo ¿Cómo va a manejar el poder adquisitivo y que parecía responder mejor Le Pen?

Va a tener que manejar el tema de la expectativa inflacionaria, aunque es una política de solución europea o global, porque no tiene acceso a la soberanía monetaria. No tanto aumentar el poder de compra sino que no se siga deteriorando vía inflación, el poder de compra que se habló mucho en el debate también es tema en España, en EEUU y el va a tener que encontrar un principio de solución lidiando con otro mundo del que entró.

¿Cómo te imaginas Francia de acá fin de año con las legislativas incluidas?

Imagino una Francia para afuera mucho más sólida y parada sobre sus pies, evitó la secuencia mundial de las derechas, Brexit y demás. Hacia adentro fragmentada y muy partida todavía, Macron tiene un trabajo sociológico no sólo de unión en el parlamento para evitar una cohabitación, que es evitable. 

Si el sale primero y hace alianzas, la puede evitar, después una vez nombrado el Primer Ministro, lo que implica un rumbo bajo qué paraguas se para -más soberanista, más europeísta, etc.-. Una cohabitación con Le Pen sería delirante, con Mélenchon también pero no tanto.

No creo que le convenga, la cohabitación en algún vampirizó a Chirac, porque le costó después llegar a ser presidente. Estás ahí, pero no sos el más poderoso, es un puesto que para un liderazgo fuerte no parece ser una ventaja, te mete en el sistema pero no te deja hacer nada.

Me intriga más lo interno que lo externo, como coser todas las fracturas en un contexto económico difícil las fracturas que tiene Francia hacia adentro, para afuera capeó el temporal y está en condiciones de liberar porque el sistema no se rompió incluso con las caídas de los partidos tradicionales, con radicales pero sin estallidos ni un Trump y tomas de capitolio, en el contexto en el que estamos es valedero. No es gratis, pero para adentro es su primer desafío: Cómo despolarizar la política pero sobre todo la sociedad.

Escrito por

Casi Planificador Comunicacional y Profesor en Comunicación Social por la UNLP. Especializándome en Marketing y Comunicación Política. Fanático del mapamundi.

Deja un comentario