EL LABERINTO DE LA OTAN EN LA GUERRA DE UCRANIA

Actualmente han pasado más de 50 días desde que Putin anunció una “operación militar especial” en Ucrania. La posible adhesión de Kiev a la OTAN se tradujo en una amenaza concreta para Moscú y esto llevo al despliegue de las Fuerzas Armadas en el país fronterizo.

La Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN según sus siglas en español) es una alianza militar creada durante la Guerra Fría con el objetivo de proteger a Europa de la amenaza del comunismo proveniente de la Unión Soviética. Dicha Organización busca garantizar la libertad y la seguridad de sus países miembros por medios políticos y militares. Los llamados “medios políticos” se refieren a la promoción de los valores democráticos, mientras que los “medios militares” hacen referencia a operaciones de gestión de crisis llevadas a cabo por la fuerza militar.

Desde el inicio de la guerra el pasado 24 de febrero y lejos de pasar desapercibida, la OTAN ha recibido solicitudes de distintos países europeos para unirse a la Organización. En este sentido cabe destacar a los dos países nórdicos con instituciones democráticas sólidas, fuerzas armadas serias y ya miembros de la Unión Europea: Finlandia y Suecia.

Los países nórdicos ¿neutrales?

Ambos países tienen antecedentes de cooperación militar con la OTAN. Por un lado, los ejércitos tanto de Suecia como de Finlandia han colaborado con las tropas de la alianza, mientras que también ambos países han acordado planificar una “defensa conjunta con la OTAN”. Sin embargo, hasta el momento todas estas acciones fueron llevadas adelante sin que Suecia y Finlandia formen parte.

Antes de que iniciara la guerra, Sanna Marin, la primera ministra de Finlandia, aclaró que veía poco probable el hecho de que Finlandia se uniera a la OTAN, pero esta postura no iba a perdurar mucho tiempo. Desde el inicio de la guerra, Finlandia y Suecia fueron tomados en cuenta cuando se los convocó a una reunión de emergencia de la alianza al día siguiente de la invasión, junto con los otros países miembros de la OTAN. Casi dos meses después, ambos países han demostrado deseos concretos en ser miembros propiamente dichos.

Por un lado, tenemos a Finlandia, un país que comparte más de 1000 km de frontera con Rusia. Su primera ministra ha expresado que al final el país presidido por Putin “no es el vecino que pensaban” justificando así su cambio de opinión. También ha hablado del tema el ex primer ministro finlandés, el cual dejó en claro que la población incrementó su apoyo con respecto a que el país se una a la OTAN y sostiene que es así por el temor de ver como Putin “masacro a los hermanos y hermanas ucranianos” y nada les garantiza que ellos no vayan a sufrir lo mismo.

Un caso parecido es el que se da en Suecia, donde también se generó un apoyo por parte de la ciudadanía con respecto a la idea de que el país ingrese en la Organización y ponga fin a su histórica neutralidad. Suecia planea reevaluar la situación de seguridad a  raíz de la guerra y eso implica presentar la solicitud para unirse a la OTAN, según lo ha expresado su primera ministra.

Un dato no menor relacionado al miedo que genera la inesperada reacción de Putin es que tanto Finlandia como Suecia han anunciado cambios en la defensa. En el caso sueco se aumentó el presupuesto de defensa, mientras que en Finlandia se compraron drones para el ejercito.

La opinión desde Moscú

En varias ocasiones Putin ha expresado que la expansión de la OTAN genera una amenaza contra Rusia y su seguridad, así como también ha dicho que si la alianza seguía expandiéndose iban a toparse con resistencia y acción militar por parte de los rusos. Varios funcionarios se han expresado frente a lo ocurrido en las últimas semanas.

Desde el pasado diciembre del año 2021 se podía detectar la posición rusa con respecto a que Finlandia y Suecia se unan a la OTAN cuando la portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, María Zajárova, destacó la posibilidad de “graves consecuencias políticas y militares” en el caso de que ambos países ingresen en el bloque militar. Luego también se ha pronunciado el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, quien advirtió que dicha decisión no traerá aparejada seguridad adicional en Europa, sino que ocurrirá todo lo contrario por lo tanto Rusia tendrá que “reequilibrar la situación” con medidas propias.

Por otro lado, el actual vicepresidente del Consejo de Seguridad de Rusia, Dimitri Medvédev, ha dicho que si ambos países ingresan a la Organización “ya no se podrá hablar de un Báltico sin armas nucleares”. Esto es así porque si Suecia y Finlandia ingresan a la Alianza Atlántica la frontera terrestre que compartiría la OTAN con Rusia se duplicaría y, por lo tanto, habría que reforzarla. Medvédev también dejó entrever que descreen que la “operación militar especial” en Ucrania haya sido el puntapié inicial para que los países nordicos quieran ingresar ya que con ellos “no tienen disputas territoriales”. Finalmente, él ha dicho que esperan que gane el sentido común ya que “nadie quisiera tener tensiones en fronteras cerca de su propia casa”.

La guerra de Ucrania traerá un antes y un después en cuanto a consecuencias estratégicas en el mundo y el hecho de que Finlandia y Suecia sean parte de la OTAN, es una de ellas.

Escrito por

Estudiante de Lic. en Gobierno y Relaciones Internacionales (UADE)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.