Elecciones Estudiantiles UBA: un juego a contrarreloj

Del 4 al 8 de abril, en las trece facultades de la Universidad de Buenos Aires se
llevan realizando las postergadas elecciones estudiantiles. Cada Facultad es gobernada
por un Consejo Directivo, conformado por 4 representantes del claustro de Estudiantes,
4 del Claustro de Graduados (3 de cada uno se otorga a la fuerza mayoritaria, 1 a la
primera minoría), y 8 del Claustro de Profesores (5 para la mayoría, 3 para la primera
minoría).


También en esta elección, como sucede cada año, se disputará el Centro de
Estudiantes de cada Facultad; y, con mayor importancia, como sucede cada cuatro
años, se renovarán en las facultades el Decanato (electo por mayoría en el Consejo
Directivo), asimismo al Consejo Superior, compuesto por los 13 decanos y 5
representantes de cada claustro (electos por todos los consejeros directivos de su
respectivo claustro en cada Facultad), y, finalmente, el Rectorado, que es electo por la
Asamblea Universitaria (el conjunto del Consejo Superior más los 13 Consejos
Directivos).


Durante el 2021 fueron electos los representantes de los claustros de Profesores
y Graduados, quedando postergada las elecciones estudiantiles hasta el retorno de la
presencialidad. La actual controvertida fecha, determinada por el Rectorado, (a una o
dos semanas de empezar clases, según la facultad), fue denunciada por algunas
organizaciones estudiantiles al implicar que cinco camadas de Nuevo Ingresos tendrían
un tiempo mínimo para poder asimilarse en la vida universitaria presencial de sus
respectivas facultades.


El actual Rector de la UBA es Alberto Barbieri, otrora Decano de la Facultad de
Ciencias Económicas, que, si bien posee una historia alineada al Peronismo, las
principales fuerzas Nacionales-Populares y Kirchneristas de la UBA lo denuncian por
responder a los intereses del Radicalismo, específicamente de Franja Morada y del
Vicedecano de Ciencias Económicas y diputado nacional cambiemita, Emiliano
Yacobitti (fuerza mayoritaria en el Consejo Superior).
Elementos para considerar para esta elección son: 

  1. El quiebre de las Fuerzas Socialistas: con la fractura del Frente de Izquierda y el
    Nuevo Más en Facultad de Filosofía y Letras, pronto sus compañeros en las
    demás facultades acabaron separándose de igual manera, llegando a haber
    inclusive pequeños altercados durante las noches de cierre de listas en algunas
    facultades,
  2. El aumento considerable de la importancia transuniversitaria de La Cámpora,
    que empieza a proyectarse como un actor universitario cada vez más relevante
    en las relaciones de fuerzas de cada Facultad y dentro de los distintos frentes
    Nacional-Populares y Peronistas, en un momento donde, además, la
    acumulación de representación y poder político universitario será importante
    dentro de un Frente del Todos donde la unidad a toda costa ha empezado a
    doler,
  3. La resiliencia del Radicalismo, que, en contadas Facultades, donde el nombre no
    se ha desgastado, aún se presenta como Franja Morada, pero que en muchas
    otras o acaba presentándose con imágenes y símbolos renovados y
    desvinculados que apelan a electorados menos politizados, o se articulan
    discretamente en fuerzas autodeclaradas Peronistas/Socialistas, pero que en el

Consejo Superior y la Asamblea Universitaria acaban actuando en consonancia
a los intereses de la Franja y Yacobitti.


Como resultado, en estas elecciones, donde se renovarán todas las instancias
de gobierno y representación de la Universidad, teniendo la palabra final los
estudiantes, el juego es el de descubrir cómo interpelar a miles de nuevos estudiantes
que, ingresados este cuatrimestre o en pandemia, no han pisado nunca su Facultad, y
que ahora se encuentran frente a un Radicalismo capaz de usar muchas caras en su
ambición por votos, un socialismo duramente dividido, y una decena de agrupaciones
Peronistas, Kirchneristas, Progresistas y de otros semblantes Nacional-Populares, que
aún en coalición, como en el propio Frente de Todos, sus relaciones no son
completamente armoniosas, y la lucha por representación es tan áspera como en los
demás fuerzas de la universidad.

Escrito por

Nacido en Caracas, Venezuela. Estudio Ciencia Política en la Universidad de Buenos Aires. Interesado en Política Latinoamericana, Poder Judicial y Fuerzas Armadas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.