#SakeMundial Nº12 – Fijate de qué lado de la mecha estás, Brian

¡Buen día! Espero que se encuentren muy bien. Arrancamos la primavera, lo que nos recuerda que falta menos para terminar este año. Creo y no errarle a la permanente sensación colectiva que se alinea con el meme ¿what a week, huh? Así todo, pareciera haber un destello de mejores tiempos en lo que a la pandemia refiere. En lo que nos compete, llega una nueva entrega de #SakeMundial con algunos de los sucesos de este dinámico y portentoso mundo de la política internacional.

En primer lugar, tenemos que hablar sobre un actor que incrementalmente será clave para la región latinoamericana. Me refiero a Brian Nichols, que fue designado como subsecretario de Estado para el hemisferio occidental, lo que también se puede interpretar como un intento de Joe Biden por rediseñar la relación de Estados Unidos con América Latina.

En segundo lugar, tenemos que situarnos en Francia, que parece aproximarse a una posición unilateral por parte de Emmanuel Macron en su objeción al acuerdo comercial entre la Unión Europea y el Mercosur. Si bien argumento presuntamente basado en la incompatibilidad denota la priorización de su desarrollo interno, surgen interrogantes sobre la anteposición de la agenda francesa por sobre la negociación con el Mercosur, a sabida cuenta una organización regional debilitada.

Por último, tenemos que hablar sobre la reciente VI Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), que tuvo de todo. Además de un picadito sobre alguno de los encontronazos entre los mandatarios, me interesa poner la lupa en la participación de la Argentina, que presentó la postulación para ejercer la Presidencia Pro Tempore en 2022.

Fijate de qué lado de la mecha estas, Brian

El pasado 13 de septiembre, el Senado estadounidense completó la audiencia de confirmación del máximo diplomático estadounidense a cargo de las relaciones con América Latina y el Caribe. Ese cargo lo ocupará Brian A. Nichols. El mismo había sido postulado por Joe Biden hacía ya seis meses. No obstante, fue recién este lunes cuando Nichols se convirtió, no sin tener el intento de bloqueo de la oposición republicana, en el primer afro estadounidense en liderar esta área de la política norteamericana desde Terence Todman en 1977 y 1978. Esta decisión hace converger el intento de rediseñar la relación de Estados Unidos con América Latina y buscar que el revés en Afganistán se disipe de la atención de la comunidad internacional.

¿Por qué adquiere natural relevancia esta designación? Si bien Nichols se incorporó al Servicio Diplomático en 1989, su carrera en América del Sur no comienza hasta 1991, cuando se desempeñó como funcionario político en El Salvador hasta 1993. Años más tarde, durante 1998 y 2001, fue consejero político adjunto en México, lo que lo llevó a atender como jefe adjunto de misión en la embajada de Washington en Colombia entre 2007 y 2010. Ya por el 2014 fue embajador en Perú hasta 2017. En cuanto a su prontuario, se lo puede consignar como un funcionario de carrera que tuvo un recorrido exhaustivo por latinoamérica y que, además, se pronunció críticamente contra la violencia del Estado.

Sin embargo, el desafío actual para el nuevo líder de la diplomacia entre el gran país del norte y América Latina adquiere un viraje distinto al que tuvo previamente. Aunque las clásicas negociaciones para resolver los problemas que causa la emigración de Latinoamérica siguen estando presentes en las negociaciones diplomáticas de Estados Unidos con la zona señalada, lo cierto es que el actual gobierno estadounidense busca direccionar la prioridad a los derechos humanos y el calentamiento global. A ello se le suma otro interés que el país presidido por Joe Biden no puede obviar: la creciente influencia de China.

Andrés Serbin, analista internacional argentino y presidente de la Coordinadora Regional de Investigaciones Económicas y Sociales (Cries), considera que Biden «ahora ha comprendido que, en el marco de la rivalidad estratégica con China y su creciente presencia en América del Sur, es importante desarrollar una estrategia hacia el Cono Sur«. Pueden leer el artículo aquí. Hecho por el cual, surgen una variedad de interrogantes que se podrían sintetizar en si Brian Nichols podrá llevar a la mesa de una región, particularmente afectada por la pandemia del COVID-19, temas y tratativas que parecen lejanos a los problemas más inmediatos de la misma.

¿Capricho francés?

El brazo parece que no se da a torcer. Emmanuel Macron sostuvo en una nueva ocasión que su posición no va cambiar, en tanto seguirá oponiéndose al acuerdo comercial entre la Unión Europea y el Mercosur, bajo el fundamento de que éste resulta incompatible entre la agenda de biodiversidad que tiene como eje su país y los objetivos que estarían planteados por el acuerdo. ¿Es esta posición casi unilateral una lectura propia del actual mandatario francés? No. La realidad es que similar a las de todos sus predecesores desde 1999, cuando comenzaron las negociaciones.

En ese sentido, la postura desde Francia se apoya en no poder avalar un tratado que favorezca el ingreso de alimentos sudamericanos en desmedro de su propia producción. Subsidiada por los contribuyentes franceses para conservar empleos y garantizar seguridad alimentaria. Esta posición se vincula, en parte, con la política subsidiaria de la Unión Europea para con la producción regional. Ello llevó a que el horizonte del acuerdo comercial birregional, que lleva más de dos décadas de borradores, siga quedando trunco. A ello se le podría añadir el recaudo de que la plataforma regional sudamericana esté atravesando uno de los momentos más desintegrados en sus tres décadas de existencia.

Por supuesto, como en todo proceso de negociaciones, hay actores a favor y en contra, cuyo peso en la balanza está dado por las siempre latentes asimetrías de poder. A ello se le suman las conveniencias ocasionales, a saber: a principios del siglo XXI, hubo meses en los que la producción agrícola europea fue muy baja, y las barreras al trigo y el maíz cayeron a cero; en ese momento, Europa hizo una oferta “buena”, pero para los industriales sudamericanos era mala y bajaron el pulgar. Diez años más tarde, la tempestad fue en Sudamérica. Entre esas y otras episódicas ventanas de oportunidad, la mayor parte del tiempo las trabas estuvieron en Europa.

Por lo cual, todo hace parecer que ni las buenas intenciones ni la mirada geopolítica superpondrán las políticas domésticas. “No es porque no estemos cómodos con nuestros amigos del Mercosur, todo lo contrario”, declaró Macron durante el Congreso de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) en Marsella. El líder francés, del cual su país presidirá la Unión Europea el año que viene, se comprometió a mantener su punto de vista. Ello se puede interpretar como la decisión de priorizar la creación de políticas comerciales que busquen objetivos en común con sus políticas ambientales. En parte. Por un lado, sectores agrícolas temen por la competitividad, en tanto que los sectores ambientales exigen regulaciones firmes a la producción. En el medio, un Macron que bajo el brazo carga con una discutida reforma laboral, intenta sobrellevar su liderazgo y su caudal político en el país galo.

La CELAC: el juego de la oca

El 18 de septiembre se encontraron en el Palacio Nacional de México los líderes en ocasión de la sexta cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC). La nación azteca, en apuesta a una renovada integración en la región, contó con la asistencia de 17 jefes de estado, 2 vicepresidentes, 9 cancilleres y otras autoridades de primer nivel. Una ocasión que sirvió de manera precisa para exhibir la situación de los vínculos políticos y afectivos entre los presentes. Durante la cita además estuvieron representantes de la CEPAL y el presidente del Consejo Europeo. Ahora bien, ¿cuál fue el tema clave de esta cita y por qué adquirió relevancia? La discusión fue en torno al rol de la OEA en la región.

Fue, entonces, Andrés Manuel López Obrador quien auspició e hizo de anfitrión de esta cita, en uno de los momentos más devaluados de la cooperación latinoamericana. A su vez, el pasado 24 de julio, momento en el que tuvo lugar la reunión de cancilleres, sostuvo la necesidad de llevar adelante “sustitución de la OEA por un organismo verdaderamente autónomo, no lacayo de nadie, sino mediador a petición y aceptación de las partes en conflicto en asuntos de derechos humanos y de democracia”. AMLO fue más allá y vislumbró el nuevo organismo asemejado a la Unión Europea. La siguiente Asamblea General de la OEA se realizará del 10 al 12 de noviembre en la Ciudad de Guatemala. Veremos qué sucede.

De todos modos, en esta ocasión los ecos no encontraron la manera de tender puentes y las riñas tampoco se omitieron. Si bien se puede enaltecer que haya llevado al evento a altos representantes de Cuba, Venezuela y Nicaragua, lejos estuvo de aproximar esas posiciones y generar lazos con Brasil, Chile, Colombia, Uruguay o Paraguay. Para colmo, hubo reclamos puestos sobre la mesa en materia de derechos humanos y legitimidad que tensaron más aún el ambiente. Por ejemplo de Lacalle Pou dirigidos al régimen cubano, respondidos por Miguel Díaz-Canel al momento de tener la palabra, y también del presidente paraguayo, Mario Abdo Benítez, desconociendo enfáticamente el mandato de Nicolás Maduro. Y de éste último, al momento de hablar, retrucándole a su homólogo sudamericano.

Por su parte, la República Argentina, que se postuló para la Presidencia Pro Tempore en 2022, destiló como objetivo del encuentro la consolidación del bloque regional priorizando las acciones realizadas para hacer frente a la pandemia, al mismo tiempo que puso de manifiesto su preocupación por la cuestión del cambio climático. A su vez, manifestó su adhesión a la Agencia Latinoamericana y Caribeña del Espacio, instó a la profundización de la Estrategia CELAC para Gestión Integral de Riesgo de Desastres, y a la necesidad de avanzar en materia de seguridad alimentaria.

Bueno, esto fue todo por hoy. Les agradezco por la lectura. Como en cada ocasión, espero sus comentarios, sugerencias o reflexiones. Nos encontraremos la semana que viene.

  • Recomendación cinéfila: Atrápame si puedes.
  • Recomendación seriéfila: Clickbait.

Escrito por

Estudiante de Ciencia Política en la UBA. Vivo en Quilmes, apasionado por el deporte, la música y conocer cada rincón de este mundo. Caminando por la senda del Taekwondo y con la cabeza puesta en la realidad internacional.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.