China y su obsesión 

Desde hace 70 años que China y Taiwán han evitado verse envueltos en un conflicto mayor. Ambos actores han estado separados desde 1949, cuando la Guerra Civil China finalizó con el triunfo de los Comunistas y la huida de los Nacionalistas hacia la isla de Taiwán. En 1947, con el comienzo de la Guerra Fría entre un Estados Unidos capitalista y una Unión Soviética comunista, se daba una división bipolar del mundo que continuaría hasta 1991. Debido a esto, Taiwán sobrevivió siendo legitimada y reconocida internacionalmente en las instituciones intergubernamentales. 

En 1971 la Asamblea General de la ONU aprobó la Resolución 2758 por la cual Pekín pasaba a ser el legítimo representante del pueblo chino, obligando a salir a Taiwán de las instituciones internacionales. Ocho años después, Estados Unidos y China establecerían relaciones diplomáticas y Deng Xiaoping comenzaría su programa de apertura económica para la República Popular de China. Taiwán terminaba entonces sus ideales de reunificar el territorio en una Gran China con las fronteras de 1945.

Por su parte, desde 1949, Taiwán ha tenido tres opciones. La primera y la menos posible, reconquistar China continental. Con el paso de los años, la China popular fue creciendo no solo como un actor importante del sistema internacional, sino también por su actual y creciente poder económico y militar. La segunda opción es buscar la independencia de iure. Por último está la opción de incorporarse a la China continental. Esta última opción es la que más busca Beijing y con el paso del tiempo sus ansias y métodos crecen.  

En el mientras tanto, Beijing ha buscado aislar a Taipei (Capital de Taiwán), de manera internacional. También ha usado su poder económico no solo para debilitarlos antes las instituciones internacionales, sino también mediante el principio “Una sola China”, también denominado consenso de 1992. Bajo este acuerdo, Beijing afirma que Taiwán está atado a este acuerdo verbal que se llegó entre representantes del Partido Comunista Chino (CCP) y Kuomintang (KMT), partido que antes gobernaba las islas. El acuerdo estipula que existe una sola nación china aunque no especifica cuál de las dos (Taipéi o Pekín) es la correcta.

En 2019, Xi reiteró el anhelo y la propuesta de unificar a Taiwán bajo la fórmula “Un país, dos sistemas”. Esta misma fórmula fue la usada para el caso de Hong Kong, pero en el caso de Taipei la misma es fuertemente rechazada por su población. 

En los últimos meses ha habido señales de que Beijing está reconsiderando su enfoque pacifista. Esto significaría una  estrategia de métodos militares en su búsqueda por la unificación. Para el presidente chino, la unificación es un objetivo para poder lograr el famoso “Sueño Chino”. Y está más predispuesto que sus predecesores a lograrlo. Algo que durante 1996 era casi una fantasía, ahora Xi y los líderes pueden  proponérselo y lograrlo. Esto se debe al crecimiento y la modernización del gigante asiático, quien ahora incluso se encuentra cerca de igualarse en términos de capacidades militares con los EEUU. 

China actualmente ha acelerado sus operaciones militares, en especial en las cercanías de Taipei. Solo en 2020 ha realizado 380 incursiones en el espacio aéreo de reconocimiento de Taiwán. Por su parte, en abril de este año mandaron su flota más grande, 25 cazas y bombarderos, a la zona aérea defensiva de reconocimiento. 

El objetivo del gigante asiático tiene apoyo tanto de la OP como de ex militares del país y de expertos en el asunto. Estos últimos consideran que cuanto más tiempo pase, más difícil será tomar control de la isla. Asimismo, según una encuesta de Global Times, el 70%, están dispuesto a que se use la fuerza para la reunificación de Taiwán y un 37% están a favor de que la guerra ocurra en un lapso de 3 a 5 años. 

Existe un debate acerca de si China será capaz de moverse militarmente contra Taiwán. Lo que Beijing analiza principalmente son los eventuales costos de sus acciones y su capacidad de éxito ante una eventual  invasión de la isla. China no realizará tales acciones a menos que esté seguro de su rápido éxito, idealmente antes que Estados Unidos pueda responder. 

Otra de las preocupaciones de Xi Jinping es el aislamiento internacional que pueda enfrentar China,  siendo que ocho de sus diez socios comerciales  más importantes son democracias y el 60% de sus exportaciones están destinadas a los Estados Unidos y sus aliados. Por lo que una respuesta de estos actores a los vínculos comerciales podría dañar los grandes planes de Xi el “rejuvenecimiento chino”.

Pero para los líderes chinos, las medidas tomadas en contra de China en una supuesta invasión de Taiwán no serán más que simbólicas junto con algunas críticas. La opinión europea, al igual que en parte de la norteamericana, valoran más sus vínculos comerciales y no se quieren ver envueltos en el medio de un conflicto. Para el sudeste asiático, la opinión es  muy similar, ven mayores costos de verse en el medio de un conflicto que los propios costos que pueda tener China. 

El ex comandante de las fuerzas Indo-Pacíficas, Philipe Davison, decía en marzo que China va a ser capaz de invadir la isla de manera exitosa en 6 años, mientras otros expertos estiman  que esto se dará en 2030 a 2035. Pero lo que todos están de acuerdo es que China ha realizado grandes pasos en su habilidad para realizar operaciones conjuntas. 

En definitiva, lo que importa es la percepción que tengan los líderes chinos de ser exitosos en el uso de la fuerza, más que las verdaderas chances de éxito. Y en esos términos, se cree que el PLA (Ejército Popular de Liberación) está bien preparado para enfrentar a los Estados Unidos por Taiwán. Más aún que Taiwán, sin ayuda externa, no posee chances de hacerle frente al poderío de la China continental.   

Escrito por

Piloto de Planeador Piloto Privado de Avion Piloto Comercial de Avion 4to año Gobierno y RRII. UADE https://www.linkedin.com/in/esteban-pettenazza-640ba1128/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .