#BlendPolítico N°2 – ¿Ciencia hasta cuando?

¿Cómo les va? La verdad que las repercusiones del newsletter de Politólogos al Whisky son muy buenas y posta disfruto mucho este contacto. Agradezco eso. 

Dejo lo sentimental de lado y me meto al lío. Les hago esta pregunta: ¿hasta cuando va a importar la ciencia? Esta inquietud nace de la charla que tuve con Agustín Colombier (mejor conocido en las redes como @BiotecnoBlog), quien me dijo: “Los gobiernos de la mayoría de los países adulan a los científicos cuando les pueden salvar las papas del fuego, pero a la hora de pagar y financiar, son huesos duros de roer. Una vez pasada la pandemia, lo más probable es que se olviden de nosotros”. 

La crisis sanitaria por el Covid (y sí, perdón, voy a hablar del Covid aunque estemos todos hartos de leer de esta enfermedad de m***) marcó una tendencia global. Los Estados tuvieron que refugiarse en decisiones avaladas por expertos científicos para mitigar el desastre de las consecuencias de las mismas. Ahí entra un poco el tema de hoy, ¿hasta cuando se le va a dar valor a la ciencia? ¿Es necesario que venga una pandemia mundial para que los Estados inviertan en ciencia? Tal vez un poco de esas respuestas las van a encontrar acá, tal vez no, pero leanlo hasta el final y espero sus réplicas que son muy valiosas para mi.

Agustín me dió una punta: “Es importante entender que la ciencia es una construcción social y, para poder concretarse y ver resultados, se necesita de una continuidad en el tiempo. Los países y empresas que lograron desarrollar vacunas contra el Coronavirus SARS-CoV2 en menos de un año, lo hicieron porque sus empresas e institutos públicos reciben buen financiamiento desde hace décadas. Nadie hace ciencia sólo”.  Como toda decisión política, está afectada por un millón de variables. Pero hay una realidad, la crisis del Coronavirus ha sabido diferenciar aquellos Estados que sí tenían una política y destinaban parte de los recursos al ámbito científico académico y aquellos que eran deficientes en este tema. 

No voy a hablar de estadísticas pero les dejo la pagina de la UNESCO y Statista para que ustedes chusmeen. En resumidas cuentas, el Top 5 Estados que más millones de dólares (invierten en Investigación+Desarrollo son: Estados Unidos (USD 596 mil millones); China (USD 533 mil millones); Japón (USD 190 mil millones); Alemania (USD 129 mil millones) e India (USD 96 mil millones). ¿Argentina? En el presupuesto anual destina 46 millones de pesos al ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación. 

Volviendo al tema pandemia y ciencia, si uno ve los principales proyectos de vacunas que andan rondando por el planeta en este momento, ve que los componentes médicos están cofinanciados o enteramente financiados por el Estado. Ojo, no estoy haciendo militancia de “te salva el Estado, no el privado”, pero hechos son hechos. También existen iniciativas completamente privadas, así que tampoco es blanco o negro la cuestión. Me gusta ir revisando cada tanto el laburo que hace el The New York Times con el tema vacunas, así que lo recomiendo. Argentina colabora en algunas cuestiones con un par de proyectos de la vacuna de Oxford AstraZeneca y al momento que te escribo esto ya se confirmó que se va a producir la vacuna Sputnik V en el país. 

Pero no es solo vacunas, se han hecho avances significativos en otras áreas. Aunque no lo parezca, Argentina hizo cosas muy copadas para pelear contra el Covid-19. Voy a tomar el artículo de Rabinovich y Genfer en Nature Inmmunology “Coping With Covid-19” (lidiando con el Covid-19), donde los investigadores argentinos destacan y resaltan los avances argentinos en el marco de la pandemia. 

Algunos de los proyectos que mencionan son: el desarrollo tanto de kits serológicos (para la detección temprana del virus), la elaboración de protocolos para la recolección y el uso de plasma de pacientes recuperados, así como la realización de distintos estudios a doble ciego de este tipo de tratamientos, el desarrollo de un agente terapéutico basado en fragmentos de anticuerpos policlonales equinos (el famoso suero equino), los avances en el desarrollo de una vacuna y la secuenciación (en el marco del proyecto PAÍS) del genoma de 450 variantes del SARS-CoV-2 que circulan en la Argentina.Todos vemos en la calle los barbijos del CONICET, que fueron creados por científicas y científicos del CONICET, la Universidad de Buenos Aires (UBA) y la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM), con el apoyo de la PYME textil Kovi S.R.L. Estos “super barbijos” marcaron y fueron reconocidos mundialmente por su eficacia para prevenir el virus. 

Pero, ¿donde entra la social y lo político en todo esto? Los investigadores lo dicen muy bien y se destaca en el artículo el rol de los científicos de áreas sociales ante la pandemia. La investigación en el campo social permitió elaborar distintos procesos de conocimiento sobre el impacto de la pobreza en la pandemia, la cuestión de la educación, la diferencia en torno al género y cómo evaluar y mitigar el impacto de la pandemia en estos ámbitos. 

Otro proyecto elaborado por el campo científico fue la plataforma ‘Ciencia Anti-Fake News’, bajo el objetivo de proporcionar información precisa basada en evidencia y mitigar el potencial impacto en la salud pública de la propagación de noticias falsas a través de las redes sociales. Le consulté a Agustín acerca del desafío de ser divulgador científico en este contexto de desinformación constante, las redes sociales y los medios. Les dejo esta reflexión y prometo cerrar esta entrega: 

“(Las redes sociales y los medios) son un arma de doble filo, nadie duda del poder viral, nunca mejor dicho, de las redes sociales. Permiten que el conocimiento esté al alcance de todos y que haya un diálogo casi directo entre la comunidad científica y la gente. El gran ‘pero’ es que así como nos ayuda a divulgar información verídica, también ayuda mucho a amplificar la voz de los charlatanes y embaucadores. 

Hace un año empezaron a abundar en las redes “médicos” que decían saber la verdad oculta de toda la pandemia, usuarios con muchos seguidores que se aprovecharon para divulgar la información que a ellos les convenía en el momento (tanto opositores como oficialistas). Por eso decidí crear mis canales de divulgación en las redes (@BiotecnoBlog), verdad hay una sola y está en los datos. Era una guerra sin cuartel y dado que las leyes de censura en las redes son muy laxas, la desinformación se debe combatir con dureza y sin descanso. 

Al fin y al cabo, la revisión por pares en las redes (likes, retuits, comentarios) la hacemos todos. Gente especializada y gente que no. Gente bienintencionada y gente malintencionada. Y hay que saber luchar con eso”. 

Espero no haber aburrido, creo que esta suerte de reivindicación de la ciencia por el contexto pandémico tiene que ser un proceso constante, que una crisis no signifique la puesta en marcha del aparato estatal en pos de un sector u otro. Pero ahí ya me estoy metiendo en terreno pantanoso. Argentina, como siempre, se dice tiene el potencial para hacer lo que quiera. Soy bastante devoto de creer que las potencialidades tienen que materializarse, no porque otro se ocupe de desarrollar lo que no hiciste, sino para crear bases de desarrollo en base al campo científico. 

Me voy, pero antes les recuerdo que el 10 de abril fue el día del investigador científico, un poco tarde pero va mi saludo. 

Espero que les haya gustado esta entrega. Déjenme en mis redes, en la redes de poli o respondanme este mail sobre qué temas quieren que hablemos y si quieren que hablemos con alguien. Como digo siempre, vivo aprendiendo con estas entregas. 

Picadito: 

Fue la cumbre del Cambio Climático, así que lean el laburo de Politólogos al Whisky sobre la reunión. 

Israel ya no obliga a los ciudadanos a usar barbijo, me parece un fla cuando yo hace 2 semanas empecé a usar doble barbijo, soy literalmente este: 

Hace semanas que no paro de escuchar el disco de C.Tangana “El Madrileño”, ahí fue mi recomendación musical. 

Algo de ciencia, y creo que spoileando mi próxima entrega, ¿se imaginan tener un holograma humanizado que te haga compañía? o peor, ¿enamorarte del holograma? Bueno, ahí va la serie que estoy pispeando que me recomendó la Channy (mi vieja): Holo mi amor

Escrito por

Licenciado en Gobierno y Relaciones Internacionales UADE Maestrando en Defensa Nacional UNDEF Especializado en cuestiones nucleares y Medio Oriente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .