Alberto enfrenta una guerra simultánea entre la inflación y su propia trinchera

El azote constante que ejerce la inflación sobre el poder adquisitivo de la población es una de las principales problemáticas que preocupa al oficialismo. Apenas pasaron casi dos meses de aquel martes 18 de marzo donde el Presidente de la Nación Alberto Fernández dio el anuncio de una serie de medidas económicas las cuales denominaría como una declaración de guerra contra la inflación. Dicha “guerra” ya tuvo una de sus primeras batallas, y con resultados desalentadores.

Este jueves el INDEC revelo la inflación correspondiente a Abril fue de 6%, dato que indica una leve mejoría con la variación correspondiente al mes de marzo (6,7% según INDEC) pero siguen sin ser suficientes para darle tranquilidad a un, de antemano, debilitado gobierno. Ya a inicios de mes la consulta IPC Online señaló que la inflación del mes de Abril se ubicaría en un 6.67%. Otras consultoras siguieron con la misma tendencia, como Libertad y Progreso (6,1%) y Orlando Ferreres (6,3%)… El propio Ministro de Producción, Martin Kulfas, con notable preocupación había declarado “La inflación del de abril no viene bien” demostrando el descontento de la gestión Fernández ante los posibles resultados.

Sin embargo, el aumento masivo de los precios no es el único trastabillo que aqueja a la gestión del profesor de la UBA. Recientemente, los sectores más arraigados al Kirchnerismo dentro del Frente de Todos apuntaron contra el máximo mandatario, criticando principalmente su manejo de la delicada situación económica, exigiendo medidas más radicales en el manejo de la inflación y una presión más marcada sobre los empresarios y productores. El primero fue Andres Larroque, Ministro de Desarrollo Social de la Provincia de Buenos Aires y hombre cercano a Cristina Kirchner, quien no solo disparo contra Alberto Hernández, también señaló a sus principales ministros, Guzman, Kulfas y Moroni, como “constructores de la derrota”.

Siguiendo la misma tendencia. La propia Cristina no escatimo críticas contra la actual gestión, cuando el pasado 7 de mayo fue galardonada con el Doctor Honoris Causa de la Universidad Nacional del Chaco Austral, la antaño presidente recalcó “Hoy hay un segmento de trabajadores en relación de dependencia que son pobres, y si los salarios son bajos hay que revisar ciertas cosas” responsabilizando al actual titular de la Hacienda, Martin Guzmán, de la delicada situación económica actual, lo mismo que había hecho días anteriores Andrés Larroque. El ministro no le escapo al fuego cruzado y días posteriores se defendió declarando “¿En qué país ha funcionado el déficit persistente?”.

Se puede ver que la guerra del actual gobierno no es solo con la inflación, sino también con su propia trinchera. Y es que, pese a las críticas recibidas dentro de su propio bloque, se puede ver a Guzmán como una de las pocas constantes en el gobierno de Alberto, un hombre de confianza. Pese a su momentáneo fracaso en materia macroeconómica, es indiscutible que es uno de los pocos miembros del gabinete que está totalmente comprometido con la gestión. Tampoco es creíble que a esta altura el sacrificio del titular de la cartera de Economía sea suficiente para reunificar una coalición totalmente rota. Al presidente, pues, no le queda otra que calzarse el yelmo y la coraza para seguir resistiendo los ataques mientras que, en una desdibujada parodia del Quijote, le dice al Economista de Brown: “Ladran Sancho, señal de que cabalgamos”

Escrito por

Estudiante de las carreras de Contador Publico y Lic. en Administración.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.