¿Qué hacemos con las PASO? Un debate (casi) tan antiguo como su sanción

Como cada año impar desde su sanción en 2009, el 2021 verá renovada la discusión sobre el  funcionamiento de las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) a realizarse,  según el cronograma electoral vigente, en el mes de agosto. Aún más, este año, y  principalmente a raíz de la situación sanitaria, se observa cierto consenso entre los integrantes  de la dirigencia política (sobre todo entre los ejecutivos provinciales) para su suspensión. En  el siguiente artículo se propone discutir el funcionamiento de las PASO, valiéndose tanto de  lo dictado por la propia legislación, los resultados de las sucesivas elecciones y las candidaturas  presentadas, entre otras herramientas.  

En el texto de su promulgación, se precisa que la ley que instituyó las primarias “(…) tiene por  objeto regular el sistema de partidos políticos, la designación de candidaturas a cargos  electivos, las campañas electorales y modernizar diversos aspectos de la legislación electoral”.  La supuesta incapacidad de la legislación para cumplir los objetivos fijados al momento de su  sanción es uno de los principales argumentos en contra de su aplicación. Siendo así, se intentará analizar el escenario actual a partir de los propósitos que la misma ley se propuso. 

Se evidencia un cambio en el sistema de partidos políticos desde la sanción de la ley

La  oferta partidaria en las sucesivas elecciones tendió hacia la baja y posterior estabilización en  cada una de las elecciones: para elecciones presidenciales, la misma varió desde 14  candidaturas en 2007, a 7 en 2011, 6 en 2015, y 6 en 2019 (Dirección Nacional Electoral, s.f.). A su vez, aumentó la cantidad de  partidos políticos que integran cada una de las coaliciones: tomando como ejemplo el caso del  Frente para la Victoria – Frente de Todos, su composición varió de 7 partidos integrantes en la  elección de 2007 a 20 partidos en 2019. Por último, el umbral establecido para la participación  en las elecciones generales funcionó satisfactoriamente, dejando fuera de las mismas  aproximadamente a un 35% de las candidaturas presentadas en PASO (con un promedio de  0,35% de los votos cada una de ellas) (Dirección Nacional Electoral, s.f.). Es este uno de los puntos en los que mayor implicancia encontró la sanción de las primarias abiertas. Tanto la estabilización de la cantidad de candidaturas presentadas como el marcado aumento de incentivos para la creación y conformación de coaliciones se verifican en cada una de las elecciones posteriores a la  implementación de la ley.

Gráfico 1 – Resultado de PASO 2019 y Aplicación de Umbral

  Fuente: elaboración propia en base a datos de DINE (s.f.)

Se ha modificado la estructura de selección de candidatos, aun cuando no funcionó tal  como se esperaba

Se estableció un criterio único a nivel nacional para la selección de las  candidaturas, proceso previamente reservado a cada uno de los partidos políticos. La necesidad de que cada una de las candidaturas compita en una elección abierta provocó un aumento del debate al interior de cada uno de los partidos / coaliciones, redundando en un incremento de la  representatividad lograda por cada una de ellas. Al respecto, puede señalarse el aumento en la  concentración del voto en las primeras 3 candidaturas que varió desde 84% en 2007, 82% en  2011, 92% en 2015, y 94% en 2019 (Dirección Nacional Electoral, s.f.). Sin embargo, el mismo proceso provocó que, en la mayoría  de los casos, los espacios políticos opten por no presentar más de una candidatura en las primarias. Se cree que este es uno de los principales déficits en su implementación,  entendiendo que su desarrollo mejora ostensiblemente cuando se presentan diferentes alternativas al interior de cada uno de los espacios. El análisis de los resultados electorales  muestra que la mayoría de los votos de cada interna se trasladaron, en la elección general, hacia la candidatura del mismo espacio. A su vez, la efectiva conformación de alianzas con  elecciones internas se muestra como uno de los factores explicativos para el descenso de la  volatilidad electoral.

Gráfico 2 – Concentración de Voto en Elecciones 2007 (izquierda) y 2019 (derecha) en %

Fuente: elaboración propia en base a datos de DINE (s.f.)

Un dato resalta entre los presentados hasta el momento, y es el aumento sucesivo en la  concentración del voto. El mismo parece evidenciar la tan mentada “grieta” de la política  argentina. Sea cual sea cada uno de los extremos de esta, no puede negarse su existencia. Sin  embargo, no se considera su presencia electoral como una deficiencia de la oferta presentada  ni de la aplicación de la ley PASO, sino, por el contrario, la concentración del voto muestra una  eficiente adaptación de la oferta electoral al escenario social. Puede postularse, entonces, tal  como lo hizo para el caso argentino Pierre Ostiguy (1997), una disposición del  electorado que precede y se muestra independiente de las alianzas electorales, siendo tarea de estas la conformación de un espacio político que intente aumentar sus bases de representación, conteniendo a sectores que previamente podían inclinarse por otras fuerzas.  

Se verifican cambios en las campañas electorales, aun cuando las mismas no pueden corresponderse directamente con la sanción de la ley

La mediatización de las campañas electorales precede a la sanción de la ley PASO, sin embargo, en la última década puede observarse una profundización de este escenario, principalmente a través de la cada vez mayor  relevancia de las redes sociales. La reglamentación del desarrollo de la campaña electoral en medios audiovisuales “tradicionales” es, quizás, el mayor avance logrado por la legislación. Aun así, una regulación que democratice aún más los espacios de difusión existentes, como también  involucre a las nuevas herramientas comunicacionales (entendiendo la complejidad que tales espacios suponen, principalmente en lo que refiere a su reglamentación) se evidencia como necesaria. 

Se ha modificado la legislación electoral, pero aún resulta insuficiente

El establecimiento de las elecciones primarias a nivel nacional, la reconfiguración del calendario electoral, la  aplicación del umbral de participación para las elecciones generales y la regulación de las campañas electorales estipulados por la ley resultaron importantes avances en la legislación  electoral, principalmente teniendo en cuenta que se trató de las primeras modificaciones desde  las sancionadas con la reforma constitucional de 1994. Sin embargo, resulta necesario avanzar  en nuevos cambios que complementen los efectos positivos generados por la ley e intenten  reparar los negativos. La implementación de la boleta única, el voto electrónico, la derogación  del doble voto simultáneo (más conocido como “ley de lemas”), o más ambiciosamente, la  implementación de listas abiertas, entre otras, son reformas cuyo tratamiento, opiniones aparte, redundaría en un aumento de la confianza en el sistema electoral y, por tanto, de la calidad democrática.

¿Fueron efectivas las PASO?

Una respuesta concluyente y certera a esta pregunta sería difícil  de encontrar. Aquí se ha limitado a analizar su efectividad a partir de los propósitos que  la misma ley impuso. Es a través de dicho análisis que se puede proponer que su aplicación resultó efectiva en aspectos que suelen ser menos atendidos por la ciudadanía y, en paralelo, resultaron  deficientes en puntos sobre los que se centra mayor atención. Efectivamente han contribuido  significativamente a establecer una nueva configuración del sistema de partidos, a estabilizar  la volatilidad electoral y a incentivar la construcción de coaliciones. Sin embargo, no han  modernizado el proceso de votación, no siempre resultan incentivo para que se realicen internas  partidarias (lo cual redunda en que no resulten diferenciales de las elecciones generales) y no se han propuesto reparar deficiencias territoriales en la representación. El balance de la  aplicación de la ley, bajo sus mismos parámetros, puede resultar positivo, pero es necesario profundizar en nuevas reformas que resulten complementarias. 

Una suspensión por única vez del proceso de primarias, atendiendo a la situación sanitaria,  puede resultar plausible, no obstante, utilizar un contexto hostil como justificación para  producir reformas electorales resulta sumamente irresponsable. Las modificaciones a la  legislación electoral no pueden suceder constantemente, sino que deben ser fruto de acuerdos  amplios y permanecer estables el tiempo necesario para institucionalizarse. La previsibilidad en las reglas es uno de los principios fundamentales para el mantenimiento de la confianza en el sistema electoral y, por tanto, una de las bases para el sostenimiento de la calidad democrática del país.

Referencias bibliográficas

Dirección Nacional Electoral (s.f.). Resultados Electorales. Recuperado de:  https://www.argentina.gob.ar/interior/dine/datoselectorales/resultados

Ostiguy, P. (1997). Peronismo y antiperonismo: bases socioculturales de la identidad  política en Argentina. Revista de Ciencias Sociales, 6. 

Sartori, G. (1980). Partidos y sistemas de partidos. Marco para un análisis. Alianza.  

Sartori, G. (1994). Primera parte: Sistemas electorales. En Sartori, G. (ed.) Ingeniería constitucional  comparada. Una investigación de estructuras, incentivos y resultados. Fondo de Cultura Económica.  

Torre, J. C. (2018). Los huérfanos de la política de partidos revisited. En Torre, J. C., Quirós, J. y Casullo, M. E. (eds.) ¿Volverá el  Peronismo?. Capital Intelectual. 

Escrito por

Licenciatura en Ciencia Política por la Universidad de Buenos Aires.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .